Sabrosito

Tomando un pedazo del costillar, fue cuando notó que le faltaba un poco de cocción, retirándose a consecuencia. Como si algo lo incentivase a escapar, el cuerpo adosado a la silla comenzó a moverse solo, mostrando la imagen de ¡¡Un poema sádico!!