El muñecote de mamá


Nota Editorial
La Dirección de Radio Gurí agradece los servicios brindados al cubrir el evento que generó esta entrevista, a su Secretaria Ejecutiva, doña Marifanta.
Junta Directiva
Radio Gurí


Por directivas de la emisora, se optó hacer pública la siguiente audición. Basado en un texto honónimo de un recién nacido
Sintonice el dial en la siguiente frecuencia, para ver sus antecedentes: Busque en el vientre materno si es que el obstetra no lo sustrajo.

Para todos los escribas-escuchas.
La emisora más oriental del charco rioplatense,
con humor tiene el agrado de presentarles:


El muñecote de mamá
Una entrevista de Radio Gurí

Hoy el Plató Principal de la Emisora se halla repleto de pañales. Su diseño surge como respuesta a la necesidad de fortalecer la atención en las áreas como ginecoobstetricia, neonatología y pediatría, ya que las estadísticas demuestran que el 77 por ciento de la demanda de atención en la entidad se ubica en estas especialidades.
La mesa de los entrevistados estaba en el centro de una Sala. El Botija vestido de médico pediatra a un lado, al otro el muñecote de mamá.

-Chavito, ¿Qué tienes para decirnos respecto a tu nueva vida?
-¡¡Buabua!! Quiero volver al vientre materno – el bebito de un peso aproximado de 3,340 gramos, talla perfecta, de una altura de 52 cms la media vestía unas ropitas azul celeste.

Aquellos que todavía no conocen la noticia, les debemos notificar que Charo tuvo familia. Nació el 27 de abril del corriente año a la 1,08 de la mañana en el Hospital regional de Nuevo León, Monterrey, México.

-Verás Botija – El bebe recién nacido encaprichado en salir al mundo de la chaparrito, con su sombrerón y todo, vestido de mariachi, digno hijo de su padre, le mencionaba al Botija - la habitación en que me encontraba, antes de entrar a este mundo, se hallaba poblada de almas, prontas para tal evento. Recuerdo cuando el ventanal que daba a la izquierda, tenía un vidrio que cubría toda la pared. Se veía hileras e hileras de cunas de niños y niñas prontas para el viaje de su vida. Cada tanto se encendía una luz y un alma cruzaba un pasadillo iluminado. No se volvía a ver más. Cada vez que esto acontecía, en un gran monitor aparecía un nombre.

-Chaparrito, ¿te refieres a que sabías que te ibas a reencarnar?
Si Botija. Era un pasillo donde un gas se expandía y es así que uno comenzaba a rejuvenecerse a tal punto, que cuando se abría la puerta del otro lado ingresé al cuerpo de un niño que estaba esperándome.

-Chaparrito, ¿Y que aconteció en este plano? –El Botija lo miraba fijamente.
-Me contaron que nací llorisqueando. Mi madre la Charo, sufrió por los dolores de parto, pero al oír el grito que emití, se le borró todo lo que no sea amor, gloria, orgullo, triunfo, ternura... yo me entristecí al sentirla gritar, luego la abrasé y le dije “Mama, no llores” claro que no entendía que lo hacía de alegría.

-Me has dejado sin palabras Chaparrito
Verás Botija, tuve que hacer un gran esfuerzo para salir por ese angosto pasaje hacia este mundo tan grande...y cómo decirte, a puro cabezazo, empujando porque sabemos que hay que salir de todas maneras. Luego llegó la recompensa, los espera el calorcito del regazo materno, el de afuera, la tibia leche para crecer, y todo el amor del mundo. No me imaginaba que al nacer, iba a recibir todos esos cuidados.

-Bueno.. estee. Ha sido una audición de Radio Gurí

** Radio Gurí - Cofradía de las Tres Marías – Reino del Más Aquí **