La Charo

Nota por parte del autor.
Este diálogo no es parte de Radio Gurí, es únicamente una conversación entre El Botija y Charo a a altas horas de la madrugada en el Bar del Mono.
La cosa se dio de la siguiente manera:

Un diálogo privado
Hoy no habrá rosas ni ilusiones, no habrá serenatas, no habrá besos, abrazos o caricias…solo el sórdido silencio que aqueja a mi cabeza, y la pregunta del millón “¿Dónde esta mi tequila?”

Verás Botija: Las voces del inconsciente se acallan. Algo molesta, pero ya no duele…
La razón da el paso a las realidades las cuales aniquilan las tediosas fantasías. La fidelidad ya no es un problema, Y aunque no hay dolor… molesta.

-Pero mujer, permíteme convidarte con otro trago de tequila, verás no es para que te me pongas así y dejes el Bar vacío. – El Botija tratando de calmarla, auspiciaba de mecero, estando únicamente La Charo y él.

Botija. Si pregunta por mí…. He muerto. Si pregunta la causa… no preguntara…
No digan que desaparecí, no digan que me hice polvo. Y no notaron que corrí con los vientos lejos de su encuentro. No digan que intenté buscar una vida sin el y morí en medio de lágrimas.

-Pero Charo ¿Por qué motivo estas así? Fíjate que ya no frecuentas más el bar.
Botija, sirveme otro tequila- Ok, que sean dos.
La Charo llorando, sentada en una mesa solitaria a altas horas de la noche –Botija mejor trae la botella de bourbon que esta debajo de la caja registradora, la petaka-

El locutor de la Radio, en su tiempo libre, se acomoda a su lado y la escucha hablar, con ese típico acento mexicano. -Como te decía Botija. Uno debería suicidarse cuando ya no tiene una vida, cuando ya no tiene más que hacer, o cuando solo sigue la rutina.
Debería suicidarse todo aquel que ya no busca las respuestas, que ya no siente ilusiones, quienes al despertar ya no sienten como el corazón aun late. Todos ellos deberían suicidarse

La Charito deja caer un pedazo de papel, al suelo todo estrujado. Deja caer la cabeza sobre la mesa, apoyándola en sus antebrazos. El Botija levanta el papel, o lo que queda de él y comienza a leer:

”Amado mio...
te extraño cada día que no se de ti....
pues... es ilógico que exista la vida sin la muerte, y concuerdo con Darwin, pero el proceso de una cosa a otra da un periodo muerto, sin vida o actividad y pese a que creo en la reencarnación, creo que existe un periodo en esta vida llamado muerte, no me da miedo, no le temo, ojala me entendieras, soy feliz.
te amo siempre...
besos y chocolates muchos y dos noches de amor por cada día que te extraño...”.

-Vamos Charo, venga un abrazo y a levantar el animo he- El Botija la abraza y la consuela.
Botija, no se que haría sin usted. Hoy reconozco mi mirada diferente. Hoy conozco mi cuerpo.
Al contemplarme desnuda ante el espejo, mis ojos…. hoy tienen una profundidad perdida y una malicia que desconozco.
Mi rostro ya no parece el de una niña. Mis cabellos caen desordenadamente sobre mis hombros… Recorro mi cuello con mi mano y llego a mis senos…. los recuerdo distintos
Ahora son firmes y frondosos redondos con una sensación agradable al tacto
Mi cintura es pequeña…. Mis pies también.

Mis tobillos son delgados, mis piernas no muy largas, muy bien torneadas
Hacen un camino corto a un deleite que hasta hoy no conozco.
Encuentro una agradable sensación al explorarme, recorro mis senos con mis manos
Y voy camino abajo en un agradable sendero a recorrer
Mi piel es suave….¿moriré virgen?
-Bueno Charo, yo vine para ayudarla en las buenas, no abuse de mi condición de samaritano tampoco, ¿Me escuchó? – El Botija se toma un trago entero del bourbon especial.

Botija, encuentro el lugar donde el placer concentra vidas y mi rostro se abochorna ante mi mientras disfruto un algo aun desconocido.

-Pero mujer, usted ya esta bastante crecidita para eso – El Botija la observaba moverse, y ese andar cadencioso lo estaba poniendo inquieto.

¡Encuentro un inmenso placer al explorarme!
Mi cuerpo se estremece, se contrae, se deleita, y deseo un cuerpo desnudo que me abrace.
Mis ojos reflejan lascivia y lujuria, cuanto placer en las pasiones carnales….
Mi cuerpo se contrae!!
no logro evitar un jadeo, mi corazón se acelera y me siento plena
En una satisfacción, en la cúspide del éxtasis…………….
Mi mirada se ve complacida, ya no me esconde secretos,
Ya no soy una niña….soy una mujer,
Mi cuerpo ahora relajado, deliciosamente desnudo
Dormiré tranquila con una sonrisa de libidinosa satisfacción.

-Mejor me voyyyy …Doña atienda el local que es la encargada tamo- El Botija salía por la puerta del local un tanto transpirado.

Antecedentes en que se basó la charla informal.
X7
Por las callles calientes
Resignación
Si pregunta por mí.
Razones para suicidarse

Autor: Charito Macias