Quiero un cafecito bien cargao


-¿Qué hace uste compadre – decía el marrano
-Me voy a tomar un cafecito a lo del mono contestaba el criollo oriental.

Ya estando en el sitio, medialunas calentitas, un buen capuchino y el ruido clásico de los bares en la matina, una matina soleada y con aroma fresca, la charla se dio en éstos términos:
-Che Jack, ¿así que te vas a alquilar entero? – el criollo oriental comentaba, largando un sonoro bostezo al aire.

-¿Que hace falta escenificar un poema?
-Nooo… que va.
-Ahí viene la Vivian –Con su equipo de jogging. Esta venía de su corrida matinal derechito pal bar del mono, no sea cosa que no pueda hacer una lectura matinal.
-Vivian- Gesticulaba el Jack- vente para acá, que estamos con el criollo oriental.

De esta manera la Lara Croft del bar monosilábico se sentaba alrededor de nuestra mesa, respiraba hondo dejando a un costado el matutino monosilábico sobre la mesa.
-¿Qué onda? – decía ésta.
-¿Que hace falta escenificar un poema? –el criollo oriental le mencionaba a la Vivian
-Ahí estamos los tres... – contestaba ésta
-¡¡Mija..!! –recibía como contestación a duo.
-¿Qué quieres salir en pandilla? Decía Jack.
-Ahí estamos los tres, contestaba el criollo.
-Tan temprano y con la fumata ustedes dos –decía la femme fatale. – levantando el matutino monosilábico en cuya portada rezaba”Se alquila”
-Te decía criollo oriental, los fondos serán para la mejor ONG que conozco, la hipoteca de mi casa –mencionaba el Jack con su tono gangoso.
-¿Será la ONG que pienso yo? jijiji. En caso positivo, dicha organización se complace en nombrar Miembro Honorable del Miembro Supremo Gabinete al Señor Miembro Jack y sus tres derivados. Téngase en cuenta que esta organización es una asociación sin fines de lucro encaminada a la preservación de la raza humillada al spiedo. Para el día jueves continuamos el Comunicado porque su señoría representante plumífera (Yo) tiene que hacer el bolso de viajar. –respondía sin mirar, leyendo el contenido del matutino, y con su mano dietra, levantando el asa de la taza del café. –Esta era la Vivian, que todos conocían menos el Criollo, que la quedaba mirando.

Por ahí aparecía la Milena – la barwoman - Disculpes señor don Jack Daniels... ¿Cuánto cobra por el uso de la manguera jijijijiji?
De un rincón perdido en el fondo se logra escuchar la voz de la cubana, María del Carmen - ¡¡Milenaaaaaaaaa!!
-¡¡Jajaja!!- dijimos los hombres al unísono - ¡¡Aaaaay María del Carmen.. ¿Qué estás pensandooooo ??? Lo que pasa es que el jardín de la casa se está poniendo feo y… pues yo no tengo manguera... ya que Paul se está alquilando, quería ver si, por ahí, puede incluir servicios de jardinería...

La cubanota con ese acento propio del norte de la Isla caribeña replicaba -Ná, Milenita, mi trompa cerradita. Como los monitos, por si las moscas, de todas maneras, cuidáo, no se te vaya a anegar el jardin, jijiji.

Véase como antecedentes de este diálogo un tanto alocado
Se alquila Original de Jack, el Pirata Daniels