A María del Cármen en su día de Cumpleaños

A María del Cármen en su día de cumpleaños.

Recuerdo que estando de vacaciones decidí pasearme unos días por la capital rumana. Era verano en Bucarest.
Iba disfrutando del clima templado, que en esa estación del año por esos lares se acostumbra dar.
Es así que saliendo del Hotel, decidí recorrer esa capital, y palpar el aire de la metrópolis. Decidí tomar el metro que recorre la ciudad y bajarme donde se me antojase. Fue así que, quizás por el destino que terminé a orillas del Danubio.
Disfrutando de ese día calido ya siendo el mediodía me senté en una mesa de las tantas que existen en los bares a orillas del famoso río. Disfrutando de un rico Mititei, quien no las conoce, una especie de salchichas asadas con hierbas, me disponía a la leer el diario que gentilmente, la recepción del Hotel brindaba a sus huéspedes. En eso veo venir a María del Cármen caminando con unos bolsos en cada mano.

-¡¡ María del Cármen !!–Le dije dejando a un costado el periódico, limpiándome la boca con una servilleta, depositando a un lado los lentes Raiban.
–Si tenés un poco de tiempo sentáte y charlamos un momentito
María del Cármen acomodando una serie de bolsos a un costado mío y decidió tomar asiento. -¿No pueden creer mis ojos, estás aquí en carne y hueso por Bucarest?
-Aunque no lo creas, recuerdo anécdotas suya doña.

Imágenes flotando en el aire

.. cuando yo sea grande, voy a ser médica.
-¿ para qué quiere la niña ser médica ?
- para curar a la gente y que no lloren más.
Pobre niña tan enferma, desahuciada por los médicos.
-Señora, no pague más la clínica, llévesela, no hay nada que hacer.
Y se hizo médica y curó a mucha gente... para que no lloraran y cuántas veces ella lloró por ellos.

Extracto de “La luz de la oscuridad”


Venía Doña Inés cansada. Llegaba a casa después de un día de duro bregar, cara a cara con el dolor, con el sufrimiento, con la muerte, a veces ganando, a veces perdiendo pero siempre luchando. Un buen baño y a disfrutar de la familia, que mañana será otro día. Antes de acostarse siempre tres cosas, leer, siempre leer, dar la leche a los hijos y hacer el balance del día que cerraba siempre a la vez que los ojos, con ruegos infinitos de salud para mengano, bienestar para fulano, tolerancia en todos los corazones…y por su mente desfilaban todo tipos de cosas, situaciones, personajes, esas moscas paseándose tranquilamente por negros rostros, sucios, demacrados, hambrientos, piel oscura y huesos flacos, blancos huesos y piel cetrina y mosqueada, con aquellas miradas tan tranquilas, demasiados tranquilas…
-Mami, buenas noches, que sueñes con los angelitos y que no te pase nada. Le deseaba el pequeño y le daba un débil apretoncito de tanto sueño que tenía, gastaba sus energías hasta el cansancio ese loquillo.

Extracto de “Realidades”

María del Carmen comenzaba a mosquear, una lágrima incipiente brotaba así. –Me esta haciendo enternecer, Botija. ¿Cómo es que recuerda todo eso?
-Es el tiempo de entrevistar doña. Llevo ya mucho en eso – En la mesa nos depositaban dos Kashkaval, quienes no lo conocen es una especie de queso que se elabora en los Balcanes. Se compone de leche de oveja, de vaca o una mezcla de ambas. Tiene sabor suave, ligeramente salado cuando es reciente y fuerte y más picante cuando madura.
En referencia a “La lanza de longino” haciendo mención a Rubula.

Imágenes flotando en el aire
Dices que es largo mi relato, sí, lo es. Pero no tengo claro sobre las limitaciones, bueno no tengo claro casi nada, ni siquiera soy poeta o escritora, son necesidades mías de escribir y no lo puedo evitar, entonces me salen de muy dentro y os las regalo con buen corazón. Me encantaron tus comentarios, siempre tengo en cuenta lo que se opina de mí ¿pues cómo aprender de otra manera, si para Uds. escribo?
En este relato traté de concentrar al máximo pero para encuadrar cuatro personajes tan diferentes y hacerlos conocidos en sus particularidades tratando de no perderme en la ilación o en el desarrollo de los personajes me faltó espacio.


Continuando con la conversación.
Ella acomodaba su cuerpo poniéndose un poco de perfume con fragancia floral, jazmín puro, gardenia, mariposa cubana. –¿Dije eso, que me muestras, Botija?
-De acuerdo a lo que recopiló Biblioteko, efectivamente María del Cármen.

-Y en referencia e a “Realidades” … -No aparece nada, de acuerdo a lo documentado por el hemeroteco y medioteko , don Biblioteko, María del Cármen.

-¡Ahhh..!