La diosa- La interiviu

Por directivas de la emisora, se optó hacer pública la siguiente audición. Sintonice el dial en la siguiente frecuencia para conocer sus antecedentes: La diosa
Para todos los escribas-escuchas.
La emisora más oriental del charco rioplatense,
con humor basado en una entrevista a Athenea
tiene el agrado de presentarles:

** La Diosa - Interviu **

Radio Gurí - Miembro de
La Cofradía de las Tres Marías
Reino del más Aquí

Hoy el Plató principal de la Emisora Radial se ha rediseñado estructuralmente en un contexto netamente renacentista. Una estructura claramente mozárabe, las columnas sustituían al pilar gótico, reapareciendo los arcos de medio punto y las bóvedas, vaidas o cuculiformes. Estas se hallaban decoradas con artesanados, lo mismo que las cubiertas adinteladas.

El Botija se hallaba ubicado a la izquierda sobre la mesa que se utilizaba para las entrevistas. La misma consistía de caballetes de sujeción – trípodes- sobre los que se alineaban ejes unidos por travesaños fijados por la parte inferior. Recubierta de un gran mantel decorativo y las patas de los caballetes, el locutor de la afamada emisora se acomodaba las gafas de lectura mientras reacondicionaba los papeles de la entrevista.

-¿Buenos días, doña Athena -atinaba decir El Botija mirándola por encima de gafas de leer al tiempo que reacomodaba una resma de papel que contenía el material de la entrevista.


- Buenos día tenga usted don locutor. – atinaba decir la afamada escritora oriunda de Cádiz, España.

-Siempre le ha gustado viajar, conocer la historia que vuestros antepasados dejaron impresas entre las piedras de sus monumentos, pinturas y mosaicos. – atinaba decir el Botija a dicha escritora, al tiempo que la observaba detenidamente.


-Efectivamente Botija. Verá usted, es por eso que cuando me hice mayor y gané algún dinero, mi primer objetivo a cumplir fue viajar por todos los rincones de España buscando historias escondidas entre los restos de las piedras de los castillos, palacios, y demás monumentos antiguos.

-Discúlpeme un momento doña – Vo Juan dejate de jorobar con La Muñeca y pasame ese mail de una vez, ¡caray!


Doña Atenea, reacomodándose su pelo emarañado miraba por vez primera hacia la consola de emisión, rediseñada como un cuadro de Van Gogh. Sobre el plexiglás que contenía la figura, La Muñeca Inflable se deslizaba sobre la consola abrazada en un tierno beso con el Jefe de Edición de la Emisora.

- ¿Y eso?- decía la entrevistada del momento.


-Ahh, es El Juancho que tiene unas ideas un tanto extrañas en cuanto a su relación amorosa. - comentaba el locutor vestido a la vieja usanza renacentista. –Continuemos..


-Vera Botija – continuaba diciendo Atenea - Recuerdo que en cierta ocasión en que fuimos a visitar una ciudad rica en murallas y casas árabes encontramos una muy particular. Se encontraba en un estado de conservación bastante bueno con unos salones impresionantes y unos jardines donde en otros tiempos habían mostrado su esplendor plantas y árboles traídas del norte de África.

-¿Qué aconteció doña?


Verá señor locutor, De pronto una mujer mayor y con una sonrisa que invitaba a imitarla se acercó hasta mí y, colocándome una mano en la cintura dijo:


- ¿Señorita, le ocurre algo?


- No, muchas gracias – conteste -. Simplemente me ha sorprendido ver esta esfinge aquí. ¿Siempre ha estado en el mismo lugar?


- Que yo recuerde si. Esta imagen tiene la propiedad de ser la dueña y señora del jardín y de toda la casa, y además es de carne y hueso.

-¡¡Hayyy, discúlpeme – Juancho caray, dejate de tirarte sobre esa Muñeca Inflable que te la mando a desinflar. ¡¡Oiste!!


– Si señor locutor –atinaba decir El Juancho al tiempo que le susurraba al oído – Se me enojó EL Botija.


-¿En que estábamos?- respondía su amor, su Muñecota.

Así no se puede hacer una entrevista – decía El Botija tirando sobre el mantel decorado estilo renacentista los papeles. – Le pido disculpa señora escritora.


No tiene por qué- recibía como contestación al tiempo que se escuchaba por los parlantes lo siguiente:


“Cuenta la leyenda que la chica lloró la perdida de su amor más que el propio dolor que le proporcionaban los latigazos que recibía su joven e inmaculada espalda.


El señor le imponía su amor con amenazas mezcladas con llantos, y ella, decepcionada y desecha por su desgracia se negaba continuamente. Entonces éste, despechado, ordenó que la matasen de forma que su cuerpo no se viese alterado y que luego la cubriesen de cera para convertirla en su amor eterno.


De esa forma, la pobre esclava fue despojada de sus entrañas, convertida en estatua de cera y colocada en el lugar más amplio y visitado de la casa para que todos los invitados pudiesen admirar la gran obra de arte.”

Esto ha sido una audición de Radio Gurí.

Fuera de Radio.
El amor del Juancho por la Muñeca Inflable era tan grande que en las noches de luna llena, lo han visto al Juancho bajar de los cielos posándose sobre nuestra estatua en forma de una Muñeca Inflable permaneciendo con ella hasta el amanecer. Al día siguiente, ha brillado con más intensidad que nunca inflada de un amor eterno.

** Radio Gurí - Miembro de La Cofradía de las Tres Marías - Reino del más Aquí **