Posada El Paso - Informe

Informe del Reino entre el Aquí y el Allá
Rubinstein
Miembro de la Cofradía de las Tres Marías

Para que conste en los Registros de Bibloteko, que fue una ayuda invaluable en La Bibloteca del Reino entre el Aquí y el Allá.
Radio Gurí
Presente.

Querido libraco que descansas en mi mesita de luz, tengo que pedirte un favor. El libraco dormía plácidamente, cada tanto un suspiro salía de sus hojas. Su encuadernación de cuero labrada y repujada se arqueaba cada cierto tiempo. Imágenes sueltas flotaban en el aire, como si de un suspiro se tratase. Así como éstas aparecían como tal desaparecían. El libraco soñaba.

En un momento éste comienza a despertarse al sentir las palabras de su dueño. La encuadernación labrada con el membrete de la Cofradía de las Tres Marías se comienza a arquearse lentamente, hasta llegar a su máxima elongación. Sus hojas lentamente se van desplegando, estirando. Por cada hoja que se abría, una nueva imagen iluminaba el ambiente. Letras danzarinas se mezclaban con la luz.

-Rubinstein estaba descansando. Soñaba con una encuadernación estilo barbie muy sexy. -Se escuchaba decir al libraco a medida que los ojos del sello de Miembro de la Cofradía ubicado en la tapa principal comenzaban a abrirse.

Discúlpame querido libro pero necesito que pongas hojas nuevas pues he de dictarte algo sobre El Locutor de la Emisora Radial del ciberforo, así como lo que aconteció. – Le menciona el Gurú de las Artes Predictivas y Mentalistas.

-¿Te refieres al Botija, el locutor de Radio Gurí? – El libraco ya despierto y flotando sobre las narices de su dueño, parado verticalmente, menciona.

Efectivamente querido libro, que me has acompañado durante toda mi vida terrena. –Le menciona el viajero entre los planos del aquí y del allá. Verás, por encargo de la Junta Directiva de la Emisora Radial me tuve que hacer cargo de lo que aconteció con esa fémina, llamada Angela

-Angela…-El libraco quedó por un instante pensando... me suena ángel… ¿no será por lo acontecido en la entrevista a la Posada El Paso, Rubinstein? –Ya el libraco miraba fijamente a su dueño.

Efectivamente querido libro, acompañante de mis peregrinaciones al más allá, y al más acá. – Rubinstein se acomoda en su sillón mullido, ubicado en el living de su hogar.

Pon las letras que te mencionaré.

-El libraco enseguida coloca hojas tipo carta, pero satinadas y con relieve de la Cofradía de las Tres Marías dentro de sí. –Si papito, estoy pronto para que tus letras comiencen a forjar la historia de lo acontecido.


Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
A la Junta Directiva de Radio Gurí
Presente.

Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
-Tal cual con el punto después de la “e”- Le pregunta el libraco a su dueño.

–Si. - El libro flotaba en el living. Un aura de luz provenía de sus hojas frescas.

Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
Por la investigación que hubo de mi parte se extrae lo siguiente:

La tal Ángela, resultó ser una damisela de cuidado. El Paso era una posada con abolengo. Una sólida construcción, en piedra y madera. Disponía de numerosas estancias en la planta superior; un gran salón comedor y una taberna en la zona inferior. Las caballerizas y bodegas, siempre limpias y bien pertrechadas. La posada había pertenecido por varias generaciones a los Alarcón. Carlos y Manuel eran hermanos, los últimos de su estirpe. Toda su familia había perecido víctima de unas fiebres. Ahora, rozando la treintena, estaban solos frente al legado familiar. Trabajaban duro. Las diligencias hacían parada allí. Atendían a los cansados viajeros que ansiaban comer, refrescarse y reposar para continuar su camino. Así transcurría su tranquilo día a día.


Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
-Rubinstein, ¿qué tiene que ver eso con el Botija, el Juancho y la muñeca inflable? – mencionaba el libraco, cuando es amonestado abruptamente por su dueño.

-¡¡Huyy!! – Se me enojó el patroncito, que seriedad, por Dios. ¿De donde sacaste ese carácter Rubinstein – El libraco le mencionaba.

Silencio libro. Hay que seguir con la redacción. –menciona escuetamente El Gurú.

-Ta bien patroncito – El libraco se calla. En la oscuridad solamente se apreciaban las tapas de la encuadernación abiertas y la cara de Rubinstein. El silencio reinaba en el ambiente. Las letras comienzan afluir y formarse las cláusulas.

Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
Parece ser que esta tal Angela, caminaba aprisa bajo un manto lluvioso y sobre un camino enlodado. Caía la tarde y el cielo cubierto daba aspecto plomizo al paisaje, solamente interrumpido por algún relámpago. A lo lejos divisó un pequeño centelleo. Aceleró la marcha dirigiéndose hacia él. Al acercarse distinguió una casa. Llegó y respiró algo más serena. Sus ojos se alzaron y repararon en el letrero de madera. La inscripción indicaba, “Posada El Paso”. Tomó el picaporte y golpeó con sus últimas fuerzas.


Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
- ¿Fué cuando la entrevistó El Botija, papaíto? –El libro le comenta al oído.

No mi querido libro, que descansas siempre sobre mi mesita de luz. Eso que te refieres, mi querido acompañante de mi periplo por la vida terrena y del más allá también se suscito de la siguiente forma:

La Emisora Radial creó un ambiente cuya arquitectura y el interiorismo proyectaban espacios relajados y eficientes. El Plató Principal con estilo rústico había sido redecorado en forma de posada, convencidos de que el buen diseño y la organización espacial, eran claves para el correcto desarrollo de la entrevista. En el centro tenía una vieja mesa de campaña construida con troncos, madera y piedra. El espacio de Plató contaba con cómodos sillones donde se podía pasar una tarde, acompañada del cálido hogar a leña.

-¡¡Ahh…!! – el libraco expresaba al tiempo que volvía a su lugar para posicionar las letras que su dueño le mandaba colocar.

Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
Según constan en los registros de la Biblioteca del Reino entre le Aquí y el allá. La susodicha se había adueñado del corazón quienes por esa época eran los propietarios. La familia Alarcón, que se habían apiadado de ella al verla en ese estado.

Carlos fue el primero en abrirle la puerta. Alumbró con un candil; bajo su tenue luz vio a una joven, de apenas veinte años, pálida, temblorosa, que a duras penas se mantenía en pie. Le indicó que pasara. Estaba calada hasta los huesos y algo sucia. Su blusa desgarrada, sus brazos y escote marcados por arañazos; seguramente hechos con los ramajes. Al cruzar el umbral, sus fuerzas la abandonaron invadiéndole la oscuridad.


Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
-Si, todo bien papito – el libro le vuelve mencionar a Rubinstein - ¿Por qué diantre, das todo esa explicación?

Pero mi querido libro, La Dirección de Radio Gurí debe saber que fue un hechizo, un embrujo, producto de la mente de esa chiquilla.

-¿Angela? – Le menciona el libraco.
–Si -responde su propietario.
No todo es lo que parece ser, mi querido libro.


Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
Angela cuando no aparecía por la estación del ferrocarril. Manuel, sentía que lamentaba engañar a su hermano, pero llegó la máquina que le llevaría al norte, a la libertad, a la felicidad con la mujer amada.


Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
-Me perdí, che Rubinstein. ¿Era la misma Angela me decis que anote? – le menciona en ese instante el Libraco.

Si. Mi querido libro, acompañante de mis pasos entre esta vida y la otra. –Comentaba Rubinstein.

Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
El Botija, junto con los demás empleados de la emisora fue manejado por una gran manipuladora de los sentimientos. Angela, una chica de cara angelical, de pelo negro y rizado cayendo sobre su rostro como una catarata enmarcando su rostro bello, anguloso, de labios gruesos y rojos, de nariz pequeña y chata, de ojos negros como el azabache. Poseedora de un cuerpo regio y robusto, con unos pechos perfectos, ni muy grandes ni muy pequeños, sus caderas marcan la curva sublime de su cuerpo, embrujó a todos los integrantes de la Emisora y quiso hacer y de hecho lo hizo, lo mismo que en La Posada El Paso.

Es así que se solicita clemencia por los empleados como son El Botija y el Juancho.

Se quiere dejar mención, que la Muñeca Inflable, se sintió herida en sus sentimientos. Cuando se enteró de la entrevistada del momento. Se puso celosa. La muñeca inflable, notó un timbre distinto, al habitual al que esta acostumbrada proveniente de su Juancho.

Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
-¿Cuánto te distes cuenta de ello, Rubinstein –El libraco le hace mención.

Cuando revisaba la Biblioteca del Reino entre el Aquí y el Allá. –Le contesta El Gurú de las Artes Predictivas y Mentalístas.

Informe a la Junta Directriz de la Emisora Radial Radio Gurí
Considérese como nota a favor del Juancho cuando sonó el teléfono en la emisora.. Eso los bajo a ambos a la realidad. Se hallaban en la emisora, supuestamente entrevistando a Angela.

–Juan atende – mencionaba El Botija embelesado por el efecto de Angela.
-Emisora radio Gurí. ¿Quién habla? – Juan dice.
-¿Por qué no atendes el teléfono, Juanchote? – Se llegaba a escuchar la voz de la muñeca inflable decir.

Esta, notó el timbre de voz de su amado, distinto. Y cuando recibó la carta del Juancho diciendo, y conste, figura en la Biblioteca del Reino entre el Aquí y el Allá. Ella cayó en un sueño profundo en su lecho de amor. El dormitorio del Juancho y ella.

La carta decía:
Te escribo esta carta porque es la única forma que veo de que pueda decirte todo lo que me pasa sin que me arrepienta de hacerlo mientras estoy delante de ti. Me llevas teniendo en vilo muchos meses. Y creo que tengo razón en lo que te dije del por que era. No quiero seguir así. Hace ya tiempo que deje de creerte, y talvez de amarte. Eso ya no lo tengo tan seguro pero lo mejor es que me olvides y que sigas tu vida sin mí.
Juancho

Más molesta se sintió la Muñeca inflable cuando Angela hizo con ella lo mismo que había hecho con el Señor Carlos Alarcón.


Entre el Aquí y el Allá – Cofradía de los Miembros de las Tres Marías.
-¿Qué hizo con Carlos Alarcón, Rubinstein? –Menciona el Libraco.
Acuchillarla vilmente, mi querido libro de cabecera.

-¡¡Ahh!!- Su encuadernación de cuero labrada y repujada se arqueaba cada cierto tiempo. Imágenes sueltas flotaban en el aire, como si de un suspiro se tratase. Así como éstas aparecían como tal desaparecían. El libraco comenzaba a entrar en su largo letargo y el peregrinaje a un sueño profundo.

-El Botija.... -Pero mi querido libro, quién crees cuando la locomotora silbó sacándola del trance. Sonrió a Botija. “Siéntate, cielo. Ya salimos”, le habia dicho. Que acomodó su maletín junto al suyo. Frente a ellos, un caballero admiró la belleza de la joven, furtivamente, dejando de lado el artículo del diario que estaba leyendo...

-Juancho...
Libraco, otra historia... déjame disfrutar de esta parte de la quinta sinfonía de Beethoven

-Cierto. -La encuadernación labrada con el membrete de la Cofradía de las Tres Marías se comienza a arquearse lentamente, hasta llegar a su mínima elongación. Sus hojas lentamente se van cerrando, uniéndose. Por cada hoja que se juntaba, una nueva imagen iluminaba el ambiente. Letras danzarinas se mezclaban con la luz.

-Rubinstein, me voy a descasar. -Se escuchaba un susurro envolvente a medida que las hojas se solapaban. Los ojos del sello de Miembro de la Cofradía ubicado en la tapa principal comenzaban a clausurarse. Mientras soñaba un informe escueto iba en camino al son de la quinta sinfonía de Beethoven, a la Junta Directiva de la Emisora Radial.

Instantes después, Rubinstein y el Libraco se desvanecían en la nada.

--oo--


Radio Gurí - Correspondencias

Nota de la Dirección.
Por lo expuesto se notifica el reintegro a sus funciones normales, con cobro de sueldo a la fecha de la entrevista denominada “Posada El Paso”, a los siguientes integrantes del Staff de la emisora: El Botija, y El Juancho.

La Dirección
Por fin estos Sindicalistas dejaron libre la Emisora. Estos piqueteros….

Antecedentes según Biblioteko.
Posada El Paso – Un relato de Margarita
Posada El Paso –La Interviu

--Fin--

Rubinstein
Gurú de las Artes predictivas y mentalistas.
Viajero y guerrero astral. Médico en lo paranormal.