Camaleones del inframundo

Desde su Sede Central ubicada en la Cofradía de las Tres Marías en el Reino entre el Aquí y el Allá

Para todos los lectores.
El Gurú de las Artes Mentalistas y Predictivas.
Viajero y guerrero astral.
Médico en lo paranormal
tiene el desagrado de presentarles:


** Camaleones del inframundo **
Exploraciones en el mundo de los muertos

Sede Central de Rubinstein
Cofradía de las Tres Marías
El Reino entre el Aquí y el Allá

Buenos días libro que descansas en mi mesita de luz al lado de mi cama. –Buenos días.
Te tengo una pesadilla hoy para contarte. –Que bueno, dime.
Me encontraba en un monte espeso durmiendo en mi carpa de camping. Esta se encontraba al lado del arrollo. La vegetación espesa y abundante, ¿sabes? –Si, se de que hablas. Bueno escuchaba ruidos fuertes de animales, rugidos pisadas, etc. -¿Y qué pasó?
Al abrir la parte delantera de la carpa que daba sobre el arrollo, vi el corredor de la casa. –Te sigo, más bien espera que coloco más hojas. Bien te cuento el relato. ¿Has oído hablar de los camaleones, libro amigo? –No, Rubinstein. Se dice que los camaleones, llevan ese término a causa del poder que poseen ciertas criaturas del inframundo, para parecer como lo que no son. –No te sigo, Rubinstein. Ahora te explico. Los camaleones son seres muy inteligentes, copian técnicas de los guerreros del “más allá” y del “más acá”. Son extremadamente agresivos y violentos. –Ohhh.
Te asombraste libro. –Si. Me alegro pues el asombrado fui yo, por lo que aconteció a posterior. –Si, cuéntame por favor que me quedo quietito. Ves ni las hojas se mueven, ¡¡estoy intrigado!! Si, ya se libro. Sigo el relato de lo que aconteció a posterior. Hubo algo que me aspiró por el corredor, y por momento parecía que estaba dormido –Te sigo. De momento me encontré en un bar, esperando a mi hermano y mi cuñada. Ellos llegaron unos instantes posterior. ¿Sabes quién es mi hermano? –Por supuesto que no. Te comento mi querido libro de confidencias, mi hermano para que tengas una idea, estaba enfermo de la mente a causa de los problemas que acarreó cuando lo torturaron los militares uruguayos y que murió. En su momento yo viéndole las imágenes de la mente torturada lo saque del lugar donde él se encontraba sanándolo. –Cierto, tu eres médico en lo paranormal. Efectivamente curo enfermedades que las almas traen cuando fallecen. Pero no me quiero ir por las nubes, que ya viajo mucho, quiero seguir con la pesadilla. –Bueno, soy todo hojas en blanco para ti.
Cuando me senté en el bar con él y su señora, estuve un minuto ya que me preocupaba el camaleón que estaba en mis sueños más profundos. –Perdona, Rubinstein, significa eso quizás que, cuando dormimos nuestra mente se dispara a otra dimensión. Efectivamente querido libro perspicaz. Algo me llamo de apuro y creía que era mi cuerpo físico que decía que debía dormir. ¿Sabes donde fui a parar? –No. En el lomo de un camaleón. -Cuenta, ¿cómo son? Estos son del círculo intimo a Lucifer. Tres en particular. Según cuenta la historia estos fueron desterrados del Cielo, junto al susodicho. Cuando se dio la revuelta en el Cielo, estos fueron los que junto a Lucifer crearon el caos que terminó en lo que los cristianos creemos. Adquieren cualquier forma, así como Lucifer. Se dice, que juntos éstos tres seres tiene más poder que Lucifer. La característica más importante es que al igual que el Diablo mismo, estos pueden generar pesadillas muy grandes y complejas. –Ahh, eso no lo sabía. Ahora lo sabes, querido libro y dame más páginas que me quedo corto. -Perdona.
Continuando con el relato. La morfología real de éstos, es la de un dinosaurio. Pero posen seis alas, colocados en distintas formas en el dorso de ellos. La más grande o externa cubre las otras. La del medio la más chica. Están ubicadas a distintas alturas dentro del dorso. Cuando se logran erguirse en dos pies poseen la estatura de unos dos metros y medio. –Hay, me estas dando miedo. Si me doy cuenta libro ya que mis frases se tornan un tanto saltarinas. –Si, disculpa. ¿Quieres saber de la batalla o no? –Si.
Bueno, no son fáciles de aniquilar, están por encima del primer nivel en el Inframundo. Se consideran consultantes y casos especiales se manifiestan. -¿Quieres decir que el tuyo fue un caso especial. Podría ser. Si trazáramos una línea entre alas del mismo tipo, debería cruzarse tres, dada la ubicación desde el punto de vista antropomórfico.
–¿Antro que? Significa desde el punto de vista de su forma. –¡¡Ahhh!!

Te comentaba que no sólo, son difíciles de matar ya que adquieren la experiencia de los guerreros a los que se tienen que enfrentar, sino que además para aniquilarlos hay que decapitarlos desde la base del cuello donde se une con los omóplatos, conjuntamente con la extirpación de su corazón, pues poseen dos cabezas y para lograr hacerlo hay que cortar entre ciertas vértebras cervicales, ni más ni menos. El corazón se encuentra en la línea de las alas más pequeñas e inferiores. Se tiene que dar esas dos condiciones. Poseen escamas en vez de plumas. Sólo se le puede matar estando en cierto ángulo entre arrodillado y erguido. Si estas dormido, te puede estar susurrando algo en el oído, y tú en los sueños ves una persona humana arrodillada junto a tu cama. –Si que es complicado tu trabajo Rubinstein. Lo es pero si como digo “Algo vive” de alguna forma ese algo también puede morir. –Si pero estos están muertos. Ya lo se libro, pero esto sólo se da en otra dimensión. -¿Cuál? Cuando sales al astral. -¿Significa que cuando viajas al astral, te puedes encontrar con ellos? Con ellos no, precisamente, pero si con muchas criaturas del inframundo, por ello es conveniente tener un guía espiritual que te muestre el camino, salvo que tu seas un experto en esas lides.

-¿Y…?
Bueno caí sobre su espalda y enseguida me aferre a su cuello y sus ancas. Con la mano izquierda hendí mis dedos, sobre un costado del cuello donde se unen las cabezas mencionadas anteriormente. Y me adentré a su cuerpo achicándome a tal punto que podía percibir su corazón.
–Cuenta, Rubinstein, qué pasó a posteriori?
Todavía estoy por descubrir lo que sucedió. Tengo idea que fue algo así. A gran velocidad, y mira que estos son muy veloces, le extirpé el corazón. Estando dentro de su caja toráxica lo tiré hacia arriba. En el preciso instante que hacia ese movimiento salí de su cuerpo y con una espada corté el cuello entre las vértebras mencionadas. En ese preciso instante, vuelvo a ingresar a su caja toráxica y ya el corazón tocaba las vértebras del tórax.

–Ahora estoy entreverado, mira como quedan las frases cuando tú escribes, Rubinstein. Te estoy comentando a la velocidad que hice la incisión querido libro de confidencias.

-¡¡Ahhh!!

Ya con la cabeza cortada salgo todo triunfante de su cuerpo ya muerto, mi cabeza con sangre del mismo y cara de júbilo, pero con el corazón del camaleón en la mano. Es ahí que el camaleón que menciono comienza la fase de desintegración. Cuando todo hubo pasado, retorno a mi cuerpo físico luego de dar por concluida la pesadilla que éste me sometió.
–Seguiste durmiendo.
No. Para nada mi corazón latía fuertemente y mi señora me zarandeaba de lo lindo, me decía “despiértate, vamos despiértate”.

–¡¡Ahh!!