Traición

El viaje lo hacemos en silencio. Yo voy pensando en cómo contárselo, imaginando posibles reacciones por su parte y respuestas por la mía pero, a pesar de mi preocupación, no puedo evitar distraerme a ratos reviviendo los recientes momentos compartidos con Elena. ¿Qué pensará ella? ¿Qué diablos pasara por su cabeza?, decido que ya tengo bastantes problemas por ahora y que de momento no quiero saberlo.

Llegamos. El viaje se me ha hecho corto, todavía no he elegido las palabras con las que voy a herirle. Ana ve el coche y sale sonriente a la puerta, se oye música. Le pido a Elena que me deje en el patio y vaya a aparcar el coche detrás.