Fagocitósicos - La entrevista

Por directivas de la emisora, se opto hacer pública la siguiente audición. Basado en un texto honónimo de un escritor.
Sintonice el dial en la siguiente frecuencia, para ver sus antecedentes:
Fagocitósicos


Para todos los escribas-escuchas.
La emisora más oriental del charco rioplatense,
con humor basado en un relato de Forke,
tiene el agrado de presentarles (Lo que es la cencia, mijo):


Fagocitósicos
Una entrevista de Radio Gurí


No se que pasa. Hoy Radio Gurí esta un tanto hambrienta. Juancito, quiere hincarle el diente al muslo izquierdo de su muñeca inflable. En su mente retorcida piensa que es Jennifer Garner. Hoy el Plató de la emisora esta para comérselo.
Hay varios entrevistados, por un lado se encuentra el estudioso Gurú de las Artes Predictivas y viajero entre los mundos del aquí y del allá, el famoso Rubinstein, como sociólogo don Macrófogo Fagocitocín, el especialista en biología molecular, don Pinocito Fagocitón y como fagocitósico, tenemos el agrado de tener a “don Fagocíntico” brujo, entre otras cosas, en representación de la tribu fagocítica.
Del lado de la emisora, por supuesto, El Botija. Frente al locutor, se halla un monitor de plasma con el título: “La fagocitosis entre las especies avanzadas” resaltado sobre una foto tenue de humanos comiendo carne humana. Y el Juan, que me está reclamando un pedazo de asado.

Iniciamos la entrevista, trasmitiendo lo siguiente: “Menuda sociedad, El canibalismo es más que una forma de alimentación. Constituye los cimientos de toda la sociedad. No se ejerce sobre los enemigos, sino sobre los amigos. Toda la vida y la muerte de los integrantes dependen de él. Toda la información que se tiene de esta tribu del Amazonas, tribu olvidada, extinguida en la selva, está relacionada con su particular forma de concebir la alimentación. No eran, según se sabe, ni herbívoros, ni frugívoros, ni omnívoros, y mucho menos entomófagos. Practicaban lo que algunos han llamado “antropofagia inversa”, o bien “canibalismo masoquista” (ambos términos son intercambiables).” - Decía Macrófogo Fagocitocín, el sociólogo.

-Y si – menciona Pinocito Fagocitón, el biólogo molecular - La fagocitosis es un mecanismo básico de defensa presente en la mayoría de las especies. En los mamíferos está a cargo de células especializadas, principalmente los polimorfonucleares neutrófilos y los macrófagos. Los primeros son células sanguíneas circulantes que se ponen en contacto con el material a fagocitar a través de la respuesta inflamatoria….

-Bueno bueno. Vamos a poner un poco de orden – el locutor mencionaba mirando a El Gurú, no sin antes, silenciar a Pinocito.

-Rubinstein – el locutor inicia la entrevista – Usted que ha visto de todo un poco, ¿Podría decirnos cual es su opinión respecto a la Antropofagia y Fagocitosis?
El personaje se acomoda en la butaca, tose y nos comenta, luego de haber bebido un sorbo de soda:

El libraco, que se hallaba sobre su regazo, se para y queda vertical mirando hacia su dueño. Este libro de tapas repujadas, con el membrete de “Miembro de la Cofradía de las Tres Marías” Lo queda mirando como diciéndole “ni se te ocurra hablar”.

Verá Botija – abriendo su alocución Rubinstein mencionaba a su Libraco “tranquilo, tranquilo, querido libro que siempre has descansado sobre mi mecita de luz” - En referencia a su pregunta, para mi es algo normal, la antropofagia como así la fagocitosis.
Para que usted vea, y su entrevistados. Un día cuando anduve por Insectolandía. un reino de insectoides del lado rojo de dicho planeta. La tierra era roja devastada por las distintas subespecies de insectos que superpoblaba ese reino, a diferencia de los humanos escorpiones, que luego de una guerra que duró 5 siglos por el rapto de una princesa insectoide, poseían la mitad del planeta, de un color verde a causa de de las colinas levemente pronunciadas salvo algún pico montañoso por aquí, o por allá.
La zona que llegué había grandes montones de termiteros del cuya boca poseía el diámetro de un volcán de mediano diámetro. Cuando me puse en su borde y mire las estrellas, al occidente de donde me hallaba, a unos 35 grados de latitud por encima mío veía la Vía Láctea en forma oblicua girada de lado. Detrás de mí se encontraba la constelación de Libra volcada de tal manera que sólo se veía el anillo superior de la misma. Cuando hice pie en el fondo de un túnel escarbado en la roca, una gran cueva se veía frente a mis ojos. –Adelante señor embajador; escuché decir a un moscóide de 1,5 metros de altura de forma humanoide que tenía el deber de escoltarme ante su alteza real “La gran mantis real”. Bueno ahí se comían entre ellos.

-Perdóneme Rubinstein, si lo dejo hablar, ya sabe no podemos seguir con el tema de la audición.
Entiendo Botija –Rubinstein mencionaba mientras el libraco lo hacía callar. Se denotaba por el hecho que se se llegó a escuchar en el Plató un ruido sordo de hojas cerrándose de golpe. Era el libraco que se había enojado con su dueño.

El Botija dirige la mirada hacia Fagocíntico, el representante de la tribu.
-Don Fagocíntico, deje en paz al Juan. Será medio tonto, le faltará alguna arandela. Pero me lo está poniendo nervioso. Juan detrás de la consola, mordía la pata de hierro donde estaban los teléfonos de la emisora. -¿Qué nos tiene para decir?
Disculpe, se le ve sabroso Botija. Estee..
Los rituales se celebraban cada vez que alguno de sus habitantes llegaba a la edad necesaria, por lo que al momento de sentarse a la mesa para disfrutar el manjar, gozaban de un considerable apetito. Sobras no había. De más está decir que la expectativa de vida de la población no superaba los veinte años, y que su tasa de mortalidad era, por supuesto, altísima.

¿Y usted Macrófogo Fagocitocín, como sociólogo que tiene para aportar?
El hombre se sirve un pedazo de carne asada, que la dirección había dado a cada uno de los entrevistados – Ni se le ocurra tocarme el pedazo de carne, Fagocíntico, por más brujo que sea. En referencia a su pregunta, Botija, son sociedades cerradas. Aquí está todo el desarrollo de la sociedad. Lo dice todo. 'Sus ojos', La sociedad que uno vive...mmm...creo que la mayor parte de las veces deja la labor interpretativa al oyente y humildemente la acepta (aunque sin disentir la mayoría de las veces) como adecuada. La absuelve del cañón crítico y ostentoso en el refugio de las frases cuidadosamente puestas, sin puntualidad minuciosa. Difícil es de conseguir. Mmmm…


-Si, Pinocito Fagocitón, biólogo molecular – Menciona EL Botija.
Vera señor locutor. En la pinocitosis (el equivalente a comer celular) la célula engulle fluido extracelular, incluyendo moléculas como azúcar y proteínas. Estos materiales entran a la célula dentro de una vesícula, aunque no se mezclan con el citoplasma. Las células epiteliales en los capilares, usan la pinocitosis para tomar la porción líquida de la sangre en la superficie capilar. Así que no es de extrañar que se coman unos a otros. Lo extaño aquí resulta en que la sociedad celular se haya convertido en un ser que formase una Tribu.y esto se lo dejo a mi colega, el sociólogo Macrófogo Fagocitocín.

Bueno eso ha sido todo por hoy en Radio Gurí.

Nota de redacción.
Biblioteco, ya trabajando para nosotros, en un ambiente distendido, luminoso y abierto extrajo los materiales científicos desde la siguiente hemeroteca:

Atlas de Inmunología
http://www.med.uchile.cl/sitios_int/atlas/6.htm

Fagocitosis y pinocitosis
http://www.maph49.galeon.com/memb2/phagocytosis.html




Una audición de Radio Gurí
La emisora más oriental de los pagos rioplatenses.