Un destello de luz

Me llamaba la atención el fenómeno de levitar ya que entre el dormitorio al living, existe unos buenos cuatro metros separados por un corredor. El sofá en que me encontraba efectuando eso, se hallaba pegado a la pared que daba al corredor por el cual entramos al mismo.
Pues bien, mirando hacia la salida me vi frente a al palco de un circo. Al fondo del mismo, payasos y trapecistas. La visión que tenía del lugar era desde la entrada de la carpa.
Fui catapultado al centro de la escena, donde se encontraba la arena. No era la arena del circo, ahora se me antojaba una selva.
La canoa serpenteaba plácidamente por el lago. La estela de la misma dibujaba su contorno a medida que esta se desplazaba por babor. Las ramas de los árboles golpeteaban la proa de la misma.
El hombre anciano remaba lentamente, sobre su costado una carabina de gran poder de fuego descansaba. El se encontraba en la popa.
Me acuerdo que iba en la parte de de la proa, mientras el anciano metía la pala del remo por el flanco de babor yo lo hacía por estribor. Al girar a babor suavemente depositaba la pala de mi remo paralelamente al agua, a su estribor.
-Shh, el anciano me dijo colocando suavemente su remo y yo haciendo lo mismo, luego de dejar caer suavemente la última gota de la pala del remo sobre el lago.
La pequeña embarcación surcaba los últimos metros, mientras mi mano levantaba la maleza que nos cubría.
No era una selva cualquiera. Quién la observase desde donde me hallaba diría que ésta tenía vida propia. Sobre la periferia de la visión, no se apreciaba nada, sólo contornos que inducían a la existencia de vida.
-Vida. ¿Qué vida?
Sólo se apreciaba penumbras, excepto un pasadizo entre la maleza y los árboles.

- Baang, - resonó sobre mis oídos y una voluta de humo salió del caño de la carabina. El carpincho cayó del barranco, mientras el anciano depositaba suavemente su arma sobre su regazo. Tomando el remo, lo introdujo a estribor suavemente, como si una mano acariciara suavemente la tez de un pequeño, pero firme induciendo a la canoa un pequeño movimiento hacia delante.
De momento se hizo una claridad, y pude apreciar por vez primera que había delante de mí. Por el pasadizo al fondo vi colinas y ondulaciones que inducían a crearse la idea de un valle verde y frondoso. La realidad era otra. Enseguida esa claridad, se tornó en penumbras, dejando paso a la realidad en la que me hallaba inmerso.
Cuando surcamos los primeros pasos por ese túnel de una maleza frondosa y exuberante, enredaderas y lianas se movían serpenteando por el suelo, cargado de pastizales rastreros medios muertos medios vivos.
Medio me detuve y dudé.
A los dos o tres pasos al entrar por el sendero de agua, toda la vegetación de la selva pareció cerrarse delante mío y no permitir circular libremente. La frondosidad y la semi oscuridad de la selva, aunado al silencio reinante, hacía del lugar, algo tenebroso.
La poca luz, el silencio cortado únicamente por el siseo de las ramas de los árboles al entrechocar entre si, las lianas, que de grandes, éstas se arrastraban por el piso cargado de maleza rastrera, me hacían dudar. Mi mente comenzaba a mostrarme cosas que parecían ser, pero que no lo eran.
La horqueta de un árbol sostuvo por el cuello el animal, que ante mi vista, pareció desapercibida.
Luego de depositarlo sobre el piso de la pequeña embarcación, llegamos al pequeño embarcadero ya apagándose los últimos rayos del sol.
Ya siendo de noche, a la luz del farol, al frente de la choza nos preparábamos a cenar cuando mi cuerpo se distorsionó como si fuera nubes de humo.

Vuelvo sobre mi cuerpo, luego que el médico depositara por cuarta vez los electrodos en mi pecho, luego de observar con horror la línea que surcaba el aparato de sustentación de vida.
Este, ya se había dado vuelta y sobre mi cuerpo habían depositado una sábana blanca que cubría mi cabeza.

-Bip, bip, el equipo suena, los médicos no llegan a creer. La línea del osciloscopio comenzaba a adquirir forma.


Rubinstein
http://rubinstein.blogcindario.com/
Gurú de las Artes predictivas y mentalistas.
Viajero y guerrero astral. Médico en lo paranormal.