Maria Elizabeth

Maria Elizabeth se llamaba la mulata. Oriunda de del estado de Louisiana provenía de una clase media. Su madre, de nombre Francis, una blanca, nacida en el estado de New Yersey se había mudado a New Orleands, por motivos de un cargo directriz en el área de Informática del cual ella vivía.
Su padre, de nombre Steven, oriundo de dicha ciudad, un negro que gustaba del boxeo profesional, se encontraron en una Sede de Convención a orillas del Río
Mississippi, cuando Francis tuvo que abrir “La quinta Convención Nacional de Informática de los Estados Unidos”.
De ahí en más se casaron en una Iglesia Baptista. A los dos años nació Maria Elizabeth.


Unos cuantos años después.
Ubicada al margen del río Mississippi y fundada hace más de dos siglos y medio, allí la naturaleza es pródiga en colores y en variedad de flora y fauna. Su gente es una mezcla de negros africanos, nativos del Caribe, españoles y franceses; una amalgama de razas que se refleja en una cultura única; diversidad gastronómica; arquitectura hispano-francesa de balcones de hierro forjado llenos de helechos verdes y una música con cadencia y saxofón que se traduce en jazz y que hace que cualquiera caiga rendido con la magia de este lugar. En este entorno fue que Maria Elizabeth, hija de Francis
una blanca, nacida en el estado de New Yersey y Steven, oriundo de dicha ciudad, un negro que gustaba del boxeo profesional, se crió. Los tiempos no fueron lo felices como le depararon en su infancia; ya desde la escuela, fue una niña problemática. A los 16, dejó su casa para irse a vivir con un negro que vivía a orillas del Mississippi. La los pocos meses la droga comenzó a correr y la prostitución comenzó a tomar forma en su vida. Su esposo, vivía de los magros recursos que adquiría de esta profesión. Pasó el tiempo y con un embarazo no deseado, a los 18 años de edad, con sida, Maria Elizabeth falleció en un callejón portuario. Cuando ella comenzó con la prostitución y la droga su padre Steven, al poco tiempo se separó de su esposa Francis que fue a al Condado de Oregon, donde con el tiempo se volvió a casar. Francis ya viejo y canoso se dispara un tiro en la cabeza.

En algún lugar.
-¿Donde estoy? Pregunta María Elizabeth hija de Francis oriunda de New Jersey y Steven, oriundo de New Orleands.
-Recuperándose le contesta Rubinstein, el gurú médico experto en artes predicativas y mentalistas.
-¿Estoy muerta? El silencio fue la única repuesta.

El final.
Luego de ser sanada en “La Clinica”, María Elizabeth da a luz a su hijo fallecido. Este es extraído y entregado a unos padres adoptivos, ángeles adultos. De su vientre nace un angelito negro, que fue contagiado de Sida cuando ella, su madre lo tenía en el vientre. Ahora sano, se halla en el Reino del Señor. En la actualidad, ella espera el dictamen final del Señor.