Un comando de elite - El centro de entrenamiento

15 de enero de 2006

Querido libro:

Cuando llegué de la incursión por la Constelación de Virgo si noté que brillabas. Disculpa la hora pues me costó mucho llegar desde ese lugar. Me acabo de dar una ducha y terminé de leer tu misiva que me hiciste llegar procedente del General Yang.

Quería comentarte lo que pasó en la Constelación de Virgo, pero prefiero que le hagas llegar al General lo siguiente:

El lugar donde se ha de alojar estas almas sea en la rivera oriental del Palacio de Convenciones, querido libro del otro lado de la rivera. -¿Te refieres a donde estaban alojados los angelitos ninjas? Efectivamente libro. Ya que no han de poder formarse un escuadrón con esos angelitos nacidos en el cielo, ese espacio lo reservaría para alojar las 64 almas que comprenden las 16 escuelas mencionadas. –Ok, ¿le comunico algo más?

Si que la estructura del lugar sea compacta, conformada por 4 pabellones que formen un cuadrado. Cada pabellón debe contener 4 escuelas. Cada una deberá alojar 4 almas. En el centro de esa área mencionada deberá alojarse el Centro de Comando de lo psíquico y paranormal, cuya forma sea igual a la que conforman los 4 pabellones.-Entiendo, Rubinstein. Otra cosa dile a ese general de la Dinastía Zen, que voy a necesitar 15 guerreros ninjas en el exterior del predio, 8 para que controlen el perímetro exterior, 4 para que vigilen el Centro de Comando en lo psíquico y paranormal, y otro más porque necesito un edecán de campo para cuando tenga que hacer práctica de defensa personal.

¿Queda claro?-Si.

Necesito un pabellón extra con 4 almas guerreras para seleccionarlo–Si, entonces le voy a verlo al General Yang, Rubinstein. Si, ve. El armamento moderno sólo deben acceder las 8 almas que formarán los dos comandos de elite. –Voy, luego te notifico Rubinstein lo que el General Yang tenga que decirte. Bien.

Rubinstein.