Entrevistando a Rubinstein

Aquí Radio Gurí, desde el charco más oriental del Río de la Plata trasmitiendo para la audiencia de este foro literario tan prestigioso. Hoy el botija de la Radio tiene para todos vosotros queridos escriba-lectores una entrevista en exclusiva con el gurú médico en artes predicativas y mentalistas, el mundialmente llamado Rubinstein. Nos encontramos en el plató central de la Radio. Una mesa ovalada nos separa entre ambos.

Buenas tardes señor Rubinstein –Buenas tardes señor locutor; un hombre delgaducho de mediana edad con cierto inicio de canas, toma un trago de agua y deposita suavemente el vaso con su mano diestra en la mesa. Me mira inquisidoramente. -¿de nuevo por el plató, señor gurú? –Ya lo ve. El hombre, con su traje oscuro se tira hacia atrás; su mano diestra se hace de su habano, mientras una bocanada de humo se perfila por su rostro. El locutor acomoda sus gafas y reacomoda el cuestionario que tiene para hacerle.

-Tengo una serie de preguntas organizadas señor gurú. Preferiría realizarlas al azar, ¿no le molesta? Un aura de paz y espiritualidad nos invade a todos los que en el plató estamos. El hombre se deja tirar hacia atrás como recostándose en la butaca y atina a decir: -para nada, ¿dígame?

-¿Es cierto que usted fue declarado Embajador de la Tierra haciendo referencia a su trabajo en las Constelaciones de Escorpio y Libra? Un aroma dulzón del habano cubano comienza a invadir el área de la entrevista. Si efectivamente. Si mi memoria no me falla señor locutor, luego del trabajo realizado para apaciguar los vientos de guerra en dichas constelaciones, se me reasignó mi trabajo a un palacio del estilo Luis XV con el título de Embajador plenipotenciario.

-¿Nos puede explicar en que consistió dicho trabajo?
Verá señor locutor, en el cuarto planeta de la Constelación del Escorpión, un planeta del tamaño de Júpiter se había formado alrededor de a una pareja peculiar de estrellas binarias situadas en el superpoblado centro de un cúmulo estelar. Un satélite natural, giraba alrededor del mismo. Bueno, resulta que en la superficie de ésta luna, de una consistencia lechosa pero de superficie rocosa y agreste rescaté un grupo de humanos que eran retenidos a la fuerza por unos alienígenas del tipo moscoide. Resulta que uno de estos hombres era un príncipe. Era del Reino de los Escorpianos.
Por otro lado, en donde se ubica Zuben-el-Genudi, en la Constelación de Libra existe un planeta, que fui cuando era explorador, que le comento sigue siendo mi pasión, encontré vida pero del estilo acuático. Vea que por ahí debe estar un libro mío llamado “Un planeta acuoso” El seres que ahí habitan se alimentan de seres humanos al mismo que los Insectoides en Escorpio, también rescate al principio un grupo de humanos, que procedían del asa superior de la Constelación de libra. Luego rescaté una colonia humana que estaba en un Superdomo. Esa colonia iba a ser repartida. Resulta que parece ser que de los primeros que rescaté en lo que denominé “El planeta acuoso” también era un príncipe. Este pertenecía a la misma constelación que los acuosos, pero en la parte superior de la misma. Por elmérito de ese trabajo en dichas constelaciones fue que me nombraron Ebajador plenipotenciario en la Tierra.

-¿No es el único trabajo que hace? Rubinstein.
Efectivamente, soy médico especializado en terapia alternativa, así como guerrero intergaláctico.

-Nos puede decir a la audiencia de radio Gurí, ¿en qué consiste específicamente cada rama de su profesión?
Claro. Cuando digo que soy médico especializado en terapia alternativa me refiero a que actúo como médico en lo paranormal, curando enfermedades que traen las almas al fallecer. Cuando digo que soy guerrero intergaláctico me refiero a cuando me visito el Príncipe Samuel de la Constelación del Escorpión a mi casa hubo que poner fin a una guerra entre insectoides y humanos que duró 5 siglos a causa del rapto de una princesa insectoide. Vea el libro titulado “El cuarto planeta – La visita del príncipe”. En Libra aconteció algo similar a lo de Samuel pero en el Palacio donde oficio de Embajador.

-Se nos fue el tiempo volando, como es costumbre con usted gurú de las artes predicativas y mentalistas. Lo invito la próxima semana para que se haga cargo de un programa de radio con usted como protagonista, titulado “Rubinstein el gurú”
Gracias, encantado. Nos vemos la semana que viene.

Eso es todo por hoy en Radio Gurí.