Entrevistando a Rubinstein - La prueba

Lunes 16 de enero de 2006

Radio Gurí

Aquí Radio Gurí, desde el charco más oriental del Río de la Plata trasmitiendo para la audiencia de este foro literario tan prestigioso. Hoy el botija de la Radio tiene para todos vosotros queridos escriba-lectores una entrevista en exclusiva con el gurú médico en artes predicativas y mentalistas, el mundialmente llamado Rubinstein. Nos encontramos en el plató central de la Radio. Una mesa ovalada nos separa entre ambos. El hombre, con su traje oscuro se tira hacia atrás; su mano diestra se hace de su habano, mientras una bocanada de humo se perfila por su rostro. El locutor acomoda sus gafas y reacomoda el cuestionario que tiene para hacerle.

-Ante nada, gracias por acceder a la entrevista señor Embajador.

De nada Botija.

-Teníamos previsto una audición con usted llamada “Rubinstein el gurú” pero no se pudo dar a consecuencia de su agenda tan complicada que posee. ¿Puede decirnos para la audiencia de Radio Gurí, que trata eso de un Torneo en el “más allá”?

Un aroma dulzón del habano cubano comienza a invadir el área de la entrevista, mientras un aura de paz y espiritualidad nos invade a todos los que estamos en el plató. El libro bellamente trabajado en cuero con letras en relieve, se acurruca en su regazo El hombre se deja tirar hacia atrás como recostándose en la butaca y atina a decir:

-Como usted sabrá es cierto la realización de un Torneo. La idea es formar dos comandos de elite de 4 almas guerreros cada uno, pero con características especiales. Deberán manejarse solos en un escenario de batalla; pensar por si mismos; saber adaptarse al medio; no sólo deben obedecer ciegamente, sino que en caso de captura estos, deberán salir airosos.

-¿Ese es el famoso libro de confidencias señor Rubinstein?

Efectivamente señor Botija, es medio tímido pues nunca sale del dormitorio, donde esta la mesa de luz.

-¿No los permite verlo?

Rubinstein, le estira el brazo como entregándole el libro. El mismo se sacude violentamente como diciendo “no, no” y se le escapa de sus manos volviendo a su regazo.

Me parece señor Botija que es muy tímido y esta un tanto nervioso.

-Entiendo Señor Rubinstein, gracias por la entrevista que como siempre nos sentimos que el tiempo no pasa cuando usted viene a nuestra Radio.

Tal vez hay algo de eso, señor locutor. Tal vez haya algo de eso.

Rubinstein se retira con su libro bajo el brazo y con ello el alo de paz y espiritualidad se va con el como si un manto lo cubriera. Nos quedamos mirando absortos, aún cuando este nos dejo hace ya 3 minutos antes.

-Bueno eso es todo por hoy, señores escriba-lectores de este prestigioso foro.

El botija.