La pequeña

Una vez había una procesión de niños corriendo y alegres por el cielo. De pronto una niña se encontraba sola y callada. Uno de ellos le pregunta: - ¿porque no te diviertes con nosotros?

A lo que contesta: -Estoy triste por mi mamá. Le brota una lágrima por sus ojitos, que apagan la lumbre de una vela cuando su madre llora por ella.