Tierra, aquí Tierra

La nave se encontraba en una órbita geoestacionaria baja. Era un enigmático mundo helado girando en torno al planeta. Los equipos de detección y análisis geotérmicos detectaron un movimiento inusual en su superficie. Una pequeña nave con cuatro cosmonautas salen de la esclusa Número 7 del módulo madre. La mitad del horizonte era cubierto por la luna y sobre el acimut de la nave, el planeta gaseoso se perfilaba oscuro y enigmático.

-Aquí Halcón, procediendo giro de descenso de 30 grados latitud norte, 20 sur, el piloto trasmite a la madre nodriza.
-Entendido, por el altavoz suena.

La geóloga mira por la ventanilla de estribor. Una suave bola de billar compuesta de hielo cubre su vista. La ventanilla de babor, un semicírculo verde oscuro se perfilaba amenazante.

-Procediendo etapa final de contacto con superficie. La nave logra posarse sobre el fondo del acantilado, denominado Newton sobre el polo sur. La oscuridad es completa, solo es iluminado por las luces del panel de control.

-Procediendo apertura esclusa. La puerta de la nave exploratoria se abre como una mano para arriba.

A 50 metros sobre la izquierda la gran cordillera newtoniana se encontraba oscura. Sobre un manto de estrellas, el gran gigante verde del planeta se hacía ver en toda su magnificencia. La geóloga toma contacto con la superficie fría de la luna.

-Comenzando desplegar instrumento exploratorio de superficie, resuena en los parlantes de la nave nodriza. Los cuatro cosmonautas comienzan la rutina que tanto habían trabajado. Despliegan los grandes focos de luz y los paneles solares de los instrumentos de medición.

En ese instante, cuando comenzaba el amanecer lunar, en el horizonte comienzan unas fumarolas verdes-coralinas a hacerse sentir. El sol, comenzaba su lento despertar.
La superficie fría comenzaba a sacudirse fuertemente, las rocas de hielo caían por todos lados, una gran lagartija, del fondo del lago sale a superficie movida por el estruendo.

-Juan otra vez, mi esposa me dice, me despierto bruscamente. La mano de ella me sacudía violentamente. Me encontraba en mi departamento durmiendo en el dormitorio.