Oh Paula, mi Paulita

Fue una época tumultuosa la que os paso a relatarles. Los milicos habían bloqueado las calles laterales a la avenida donde la manifestación se daba. Le griterío se hacia sentir por todos los lados.

-Hola hermano, la voz se hacía sentir, al principio bajo, luego mas alto.
-¿Francisco? Pregunto.

Las pancartas, los caballos de los militares y los coches blindados con una manguera de agua se encontraban a una cuadra antes de la manifestación y otra al final de la misma, diez cuadras más abajo. Por los laterales de la avenida milicos a caballos y chalecos antibalas, cascos y escudo antipiedras.

-Bien y tu, le digo a mi hermano Francisco.
-Paula quiere hablarte. Paula es la esposa de mi hermano, mi cuñada.
-Bueno.

Una bala de gas lacrimógeno cayó en medio del gentío. El desbande se hizo general, los a caballo, a galope tendido contra ellos arremetieron. Los coches bomba como le decíamos en aquella época a los que tiraban agua por el techo, los blindados, arrasaban a la multitud.

-Te puedo pedir un favor? Paula me dice.
-Claro
-¿Quisiera ver a mi familia?

En medio del desbande general una muchacha de unos veintitrés años cayó a los pies de los caballos. Fue detenida, tomada de los pelos y llevada al cuartel general de los milicos.

-¿Qué te pasó Paula? digo.
-Mira, nací en La Figurita
-Fui tupa como lo fue tu hermano.
-¿Y…?

Días después sin dormir ni comer, a la muchacha dos milicos la sacaron de la celda de los pelos y fue sometida al “submarino”. Una especie de tina que de la cabeza con las muñecas atadas atrás, era hundida hasta que le faltase el agua.
-¿Quiénes eran, le dijeron.
María soportó estoicamente. Fue devuelta a su celda. Una voz por los parlantes de los pasillos:
-Ya sabemos quienes fueron, la muchacha lo dijo.

-Tuve un hijo cuando la crisis del 73, Paula me comentaba.
-Tenía 20 años.
-¿Puedes interceder ante “El” y pedir si puedo ver mi familia.

-Un momento María... (Silencio)
-Corto la comunicación Paula; “El” dice que te va a hablar.

Los tupas seis meses después le habían arrebatado al bebé de una familia de milicos y se lo entregaron a la madre de Paula.
Ve a su anciana madre desde arriba, y en sueños cuando menciona su nombre, asimismo como fue criado su hijo, recordándole quien fue Paula, a trabes de fotos y relatos de la ahora anciana madre. El hijo ahora posee unsos 44 años.