Viejo lindo

Esto que paso a relatarles me pasó a mí.

El que no estoy

Me van a hacer una intervención. Dicen que no me va a pasar nada, es colocar una prótesis en la cadera. Tengo 74 años.

Le doy un beso a mis hijas, antes de que me preparen para lo que vine. Me ponen en la camilla y a medida que me retiro a la sala donde me van a preparar, saludo con una mano a mis dos hermosas hijas.

-Vamos viejo lindo. Una voz escucho decir a medida que dejo atrás a mis dos retoños. La tercera, no pudo venir. Era un camillero maricón, lo que me faltaba ver. Yo que le tengo fobias.

Mientras me preparan, nos reímos entre todos por los chistes sobre las mujeres. Es un lugar aséptico, blanco. Estoy sobre un banco mientras me ponen las botas de operación y quedo sin ropa. Sólo la sábana blanca.

Paso por el corredor, blanco y con luces de neón que las veo pasar una a una. Al fondo la puerta de vaivén con dos cristales redondos. Ahí, el quirófano.

Me duermen. La carnicería lleva doce horas ya. Salgo y entro de mi cuerpo, me veo flotar. Estoy asustado. Tengo miedo a morir. Nunca experimenté que se siente el salir del cuerpo. Cada vez que lo hago me veo flotar encima de la cabeza de los médicos que trabajan sobre mi cuerpo. Floto horizontal sobre el cielorraso del quirófano. Entre y salí montones de veces. Cada vez que salía, me asustaba más y más, pues no entendía que pasaba.

Luego me llevaron a algo que llaman un intensivo. Hace un frío de morirse. Tuve 4 paros cardíacos casi consecutivos. Cada vez que me hacían volver entraba al cuerpo maltrecho, ahí era donde me dolía. Así pasé 72 horas en estado de coma.

Saben lo que es el estado de coma. Es como estar dormido. Sólo que mi espíritu comenzó a vagar por todos lados. Vi mis hijas, que no la dejaban entrar. Las llamaba pero no me escuchaban. Tuve otros infartos, y de golpe deje de salir y entrar a mi cuerpo. De pronto me encontré en un lugar extraño. Había ido para salvarme, y ahora no se donde estoy. Me encuentro confundido, el lugar se parece a mi Montevideo, pero es extraño. Estoy asustado, vi mi funeral, mis hijas y mi querida esposa. Un ser negro no deja de molestarme. El se encuentra vestido de negro, posee un tridente con lo que me vive incordiando.

El tiempo no tiene sentido, por momentos sigo pensando que es una pesadilla que estoy viviendo. Me pregunto ¿estaré realmente, muerto?.....