La banda ancha

Algunos nos confunden con una banda de músicos, pero les tengo que decir que de músicos hay una distancia como la del sacerdote y la de un paleontólogo, ni por decreto nos semejamos, más el nombre que más se asemeja a lo que somos sería la de una carretera atestada de coches que van y que vienen.

Nuestros Orígenes ( Quienes somos, que somos )

Somos un grupo de operarios que trabajamos para brindar un servicio. Este servicio posee muchas facetas, entre ellas el correo, la navegación a travez de internet.
Nosotros lo que conformamos "La Banda Ancha" realizamos un servicio que fue diseñado más por un ingeniero en hidrovía que un ingeniero en computación.

Veamos algunos detalles:
Si abrimos una canilla y sale poca agua, decimos que la presión en la cañería estaba baja. Si por lo contrario, sale mucha agua, decimos que la presión estaba muy alta. Aqui la cañería venimos a ser nosotros, "La Banda Ancha". La canilla es "el Servidor" al que estamos suscriptos. El flujo de agua es el caudal de información que sale del mismo. La presión de agua es la velocidad con que sale del Servidor la información procedente del PC u Ordenador como quiera se llame.

A que apuntamos ( Nuestra visión del futuro )

El explosivo crecimiento de internet esta dibujando un nuevo escenario en el mercado nacional. En un rincón se encuentran vosotros los usuarios que, concientes del poder que sustentan en la Red, han de extender o extienden a diario su petitorio de exigencias nada de virtual, sino bastante concreto y casi como un coladero, elevan o sepultan contenidos del ciberespacio en la medida que la conección telefónica permita (alrededor del 80% de los internautas en el interior del Uruguay lo posee) y ruegue a Dios no se corte. En la otra esquina, en tanto, se ubican las empresas de telecomunicaciones que, obligadas a disputarse palmo a palmo cada centímetro de este competitivo mercado uruguayo, se han visto obligadas a dar repuesta urgente a las crecientes necesidades del consumidor de este nuevo escenario.
Con estos dos ingredientes sobre la mesa,los protagonistas del mercado se estan preparando para una nueva generación en las telecomunicaciones, jugada a lo que promete cambiar los hábitos de las personas y el modo de hacer negocios.
En la practica, se trata de inovaciones tecnológicas que permiten la transmición de datos, imágenes y voz desde cualquier lugar y a una velocidad mucho mayor.
En ese contexto,las compañías de telecomunicaciones estan optando por dos vías: móvil o ancho de banda. Las nuevas tecnologías en aparatos móviles, permiten a travez del celular, conocer el saldo de cuenta corriente, reservar y pagar un hotel, revisar la cartelera cinematográfica, recibir un fax y efectuar transacciones bursátiles entre otras.

Pero para ello, he aquí nosotros "La Banda Ancha". Si miramos a Internet desde una imágen del usuario accediendo a ella usando un modem, vía telefónica, esta imágen planteada aqui es imposible de ser una realidad.
Debido en parte a lo lento que es internetear usando un modem, en parte al subdesarrollo, que no solo se da tecnologicamente, sino en la mente del usuario latinoamericano, por su condición de tercer mundo, en parte por su condición de falto de recursos, esta imágen se presenta cada vez como algo más necesaria y más modernista.
Es asi, que nosotros "La Banda Ancha" abrimos una brecha entre un tipo de Internet tecnologicamente desarrollada y una internet futuristica cada vez más cercana.

Pese a que todas las empresas de telecomunicaciones se pusieran los guantes para dar pelea en la nueva era de Internet y de transmición de datos, lo cierto es que no existe claridad respecto a la rentabilidad del negocio. Hasta hoy,la Internet en Uruguay ha sido fuente de tráfico, pero no de ingresos.

La realidad del mercado uruguayo

Estamos en una epóca de transición, entre una Internet arcaica y una modernista o vanguardista. Debido en parte a la falta de trabajo o estos mal pagos, debido al temor a lo desconocido y no bucear en aguas desconocidas, el uruguayo no se arriesga a lo que la tecnología nos brinda.
Existe un desfasaje, entre una parte lo que la tecnología apunta en el hoy y la falta de visión para acompasar los cambios que Internet aqueja. En fin a pesar de los abatares cotidianos que el uruguayo esta sometido, existe una tendencia cada vez más marcada a lo que es una Banda Ancha y lo que trae consigo en materia de Internet.
Esperemos que ese cambio, apunte a algo positivo, pues estamos en una época de transición, y que Internet se la reconosca como más madura y no tan infantil como a los ojos de un europeo podría parecer.

Botija

Botija (Léxicos Regionales de la Lengua Española)
En Uruguay representa el chaval, niño

Ejemplo:

El botija, flaco y sucio se encontraba en la puerta del negocio. Tenía doce años, y era el mayor de cinco que tenía la negra que vivía a la intemperie.
-Una moneda señor, atinaba a decir con su túnica de escolar mugrienta.

Noo

Durmiendo volaste a otra dimensión. Estabas en el cuarto de un motel. Cuadro a cuadro te viste volar de la cama cuando hacías el amor. Te tomó del pie y giraste dos veces los trescientos sesenta grados; percibiste la veladora, el muro rosa, la puerta de madera que conectaba con el corredor por el cual habías llegado, el televisor amurado a la pared y el ventanal. En éste último, como un fotograma apreciaste claramente el árbol que daba a la calle, el caniche de peluche que estaba en la cómoda, el libro de estudio en la mesa de luz. Cuando te soltó, vistes la lámpara que pendía del cielorraso desaparecer, como pelota golpeaste tu cuerpo contra esa pared descolorida.
Gritaste.
-Noo
Saltaste de la cama con el corazón desbocado, cuando tu señora encendió la luz de su mesita. Una gota de transpiración brotó de tu mejilla, y la camiseta de dormir empapada estaba. Te encontrabas en el dormitorio de tu casa.

El suegro

Me van a hacer una intervención. Dicen que no me va a pasar nada, es colocar una prótesis en la cadera. Tengo 76 años.
Le doy un beso a mis hijas, antes de que me preparen para lo que vine. Me ponen en la camilla y a medida que me retiro a la sala donde me van a preparar, saludo con una mano a mis dos hermosas hijas.
-Vamos viejo lindo. Una voz escucho decir a medida que dejo atrás a mis dos retoños. La tercera, no pudo venir. Era un camillero maricón, lo que me faltaba ver. Yo que le tengo fobias.
Mientras me preparan, nos reímos entre todos por los chistes sobre las mujeres. Es un lugar aséptico, blanco. Estoy sobre un banco mientras me ponen las botas de operación y quedo sin ropa. Sólo la sábana blanca.
Paso por el corredor, blanco y con luces de neón que las veo pasar una a una. Al fondo la puerta de vaivén con dos cristales redondos. Ahí, el quirófano.
Me duermen. La carnicería lleva doce horas ya. Salgo y entro de mi cuerpo, me veo flotar. Estoy asustado. Tengo miedo a morir. Nunca experimenté que se siente el salir del cuerpo. Cada vez que lo hago me veo flotar encima de la cabeza de los médicos que trabajan sobre mi cuerpo. Floto horizontal sobre el cielorraso del quirófano. Entre y salí montones de veces. Cada vez que salía, me asustaba más y más, pues no entendía que pasaba.
Luego me llevaron a algo que llaman un intensivo. Hace un frío de morirse. Tuve 4 paros cardíacos casi consecutivos. Cada vez que me hacían volver entraba al cuerpo maltrecho, ahí era donde me dolía. Así pasé 72 horas en estado de coma.
Saben lo que es el estado de coma. Es como estar dormido. Sólo que mi espíritu comenzó a vagar por todos lados. Vi mis hijas, que no la dejaban entrar. Las llamaba pero no me escuchaban. Tuve otros infartos, y de golpe deje de salir y entrar a mi cuerpo. De pronto me encontré en un lugar extraño.
Había ido para salvarme, y ahora no se donde estoy. Me encuentro confundido, el lugar se parece a mi ciudad, pero es extraño. Estoy asustado, v. mi funeral, mis hijas y mi querida esposa. Un ser negro no deja de molestarme. El se encuentra vestido de negro, posee un tridente con lo que me vive incordiando.

En un estado meditativo.
¿De que desea que escriba Don Mario?
De cómo morí.
¿Seguro?
Si
Don Mario, ¿los muertos pueden hablar a los vivos?
Se les esta prohibido.
Pero usted si pude conmigo ¿por qué?
Porque tenía cosas inconclusas en vuestro plano
¿Y tiene que resolverlas?
Si.
¿Por qué puedo hablar con usted y no otro integrante de la familia?
Porque usted fue mi yerno, y no estuvo tan involucrado sentimentalmente como el resto.
¿Cómo se que es usted?
Quien otro le va a hablar así. De peñarol y el Frente Amplio.
¿Qué tiene de inconcluso por acá?
Los lazos de familia.
Se refiere a doña Susi, quien fuera su esposa.
No sólo ella. Tiene que hablar con Silvia su cuñada, Laura mi otra hija menor.
¿Qué desea que le diga?
Que me perdonen.
¿Usted no puede decirlo?
No están preparadas, sin embargo usted si.
¿Qué le diría a su esposa?
Que la amo.
A Laura, ¿qué?
Que no se opere. Ya vio lo que me pasó. Me preocupa. Su esposo…
¿Qué pasa con Alvaro?
De nada le va a servir toda la plata del mundo, si no tiene amor.
¿Cómo?
Se van a distanciar cada vez más. Lucía su hija, la va enfrentar. Y si pasa algo, Alvaro se va alejar más de la familia de él. El amor va a quedar como una fruta seca.
¿Laura no lo percibe, Don Mario?
Ella escucha pisadas en el piso, y una brisa fría por el apto. Pero no me recibe.
¿Por?
No tiene abierto el corazón?
¿Y Silvia, Don Mario?
Se quedara sola. Su hija Nadia, se va a casar y formar una familia. Silvia supedito sus sentimientos y emociones por criarla, sola.
Veré que puedo hacer, pero ya sabe que si me meto, yo soy el que voy a salir mal parado.
Usted hable con su suegra y deje que su señora Graciela, diga lo que deba decir.


Yo, el yerno

Una noche fría

Una noche fría. Caía agua a borbotones, no alcanzaba la fuerza para caer con más intensidad. La ruta por la que usualmente transitaba a diario, se tornaba más espesa a consecuencia del tránsito.
La velocidad hubo por instantes que bajarla a cero, dado que no se lograba ver más allá del frente del coche.
Un camión cisterna, obstruía el acceso al túnel que comunicaba la ciudad donde trabajaba con el condado donde nací.
Un accidente. Un camión estaba de costado, dos coches se habían dado de frente contra el tanque de gasolina que transportaba.
Como médico me bajé presuroso para atender los heridos. Cuando estaba en ello un camión con remolque, transportando madera resbaló a causa de la ruta mojada y comenzó a patinar.
Lo vi venir impotente. Cerré los ojos y me tapé la cara como queriendo en vano frenar ese bólido sin control.
-Dios… alcancé a mencionar. Silencio.

Abrí los ojos me toco, la cara el pecho, las piernas. Nada.
¿Cómo…?
Me levanté para atender los heridos, y jalé el asa del maletín médico que a mi lado se encontraba. Mi mano siguió de largo a través de ésta.
-Raro, pensé.
Gritos, sirenas, humo.
Un señor se encontraba con la cabeza afuera del ventanal del Subaru azul. En ese instante, el conductor del camión cisterna salió a rastras de la cabina del vehículo,
Traté de ayudarlo. Le tomé del brazo y la mano siguió de largo a través de su brazo.
Cuando lo llamé, pasó a gatas a través de mí.
-¿Qué me esta pasando?
Silencio.
Un señor de blanco se acerca a mí, mirándome fijo. Lo observo, quiero preguntarle ¿qué pasa?, Me dice que estoy muerto. Me siento de bruces.
-Loco, pienso para mí.
Me quiero levantar, y asir mi maletín. No puedo.
Me dice que fallecí al golpearme el camión conteniendo maderos. La policía y los bomberos corrían y pasan a través de mi espalda. Grité. Nadie me dio corte.
Miro al hombre de vestimenta blanca, me dice -“Vamos…”.
Siento elevarme, la escena que vi se oscurece.
Ya hace un año de esto.

La calle estaba oscura, caían algunas gotas cuando quería. Un farol se encendía y se apagaba al final de la cuadra meciéndose con el viento como si de una mano se tratara.
El niño dormía placidamente en su cama. La veladora siempre estaba encendida, pues así el sueño se hacía más plácido caso contrario sufría de pesadillas.
Pasada la medianoche, la veladora junto al farol mencionado se encendía y apagaba intermitentemente.
-Mamá, mamá, el grito del niño como un ahogo cercano se hizo sentir. La madre se levantó rápidamente y acudió en ayuda de su hijo.
Lo que vio a continuación de espanto le llenó. El niño flotaba por encima de la cama en forma horizontal. El abrigo de la misma, lo cubría por entero. Un frío intenso corrió por la espalda de la mujer. El espejo de la cómoda que se encontraba frente a la cama, era un torbellino en forma de espiral como si de un ciclón se tratase, el cual quería aspirar todo lo que en esa habitación existía.
-Basta. La mujer ordenó, asiendo con una mano un amuleto que como talismán, una bruja india alguna vez le dio. El cuerpo del niño cayó súbitamente sobre su lecho. La luz dejó de encenderse y apagarse. El espejo adquirió su forma normal. Una gota de sudor surcaba por la mejilla izquierda del rapaz.
Ella se inclinó suavemente, besó la mejilla de él, le acomodó el acolchado y le apagó la veladora.
Cuando estaba por cerrar la puerta del dormitorio, lo miró y la vio placidamente dormido. Optó por entrecerrar la misma dejando la luz del corredor encendida.
En el espejo una frase parece diluirse a través de sus letras:-Hijooo, hijoo....

--Fin--

Xtree

Me llamo Xtree cariñosamente hablando, en realidad mi apellido es Xtreegold. Mi lugar de residencia es el PC. Mi función en la vida es la de un Utilitario. Mi oficio, es más como en el caso de los húmanos el ser Carpintero, Albañil, etc.
No pretendo mucho en la vida útil del PC, tan es así que en ordenador pequeño y sin muchos requisitos, trabajo igual.

Usuarios engreídos que creen que pueden hacer cualquier cosa en mi casa, o sea el PC, sin mi no sois nada. Soy producto de generaciones de utilitarios que cumplen la misma tarea, servir fielmente y sin discusiones algunas de vuestras órdenes, al igual la que dictamina un rey a sus vasallos y éstos acatan.

La ciudad del que soy oriundo, es una Plataforma Operarativa. Tanto doy funciones en Windows 98 mi familia hoy por hoy venida a menos, como así, el discutido Windows 2000, parientes de mucho abolengo, pero que han decaído.
Necesito algo de memoria saben pero no pido mucho, con un fusca me alcanza, no preciso un Porche, valga la semejanza a un vehículo. A estas alturas ya han visto que no soy muy pretencioso.

Mi familia es pequeña y muy aguerrida, como así producto de una relación incestuosa entre programas que han luchado para cumplir el mismo rol. Mi pariente más cercano se llama el “Explorador de Windows”. Con esto les estoy dando una idea, creo yo, que rol cumple mi oficio dentro de la ciudad, perdón la Plataforma Operativa.

Mi primo es de familia adinerada, saben. Estos, no se dan con la nuestra, por eso nuestro gran Tío Pecos, perdón quiero decir Tío Bill lo patrocina con esa oficina que para muchos se parece a Maquiavelo, creo que le dicen Microsoft.
Yo no tengo tanto patrocinamiento, soy de origen “Don Perro”. Pero que bronca a tenido Tío Bill, que le ha costado una ponchada de “verdes”, como le decimos a los del “Norte” pues a querido sobornar a muchos de nuestra gente, nosotros los programas, para que él, hay, pobrecito no se le vayan a romper las uñas, “Explorador de Windows” anda a hacerte el grande.

-Cuando tu no estabas, maldito Explorador, bien que usaban mi oficio; usaban y abusaban.

Ahora estoy en las buenas, aunque pocos usuarios me conozcan, perdonados están, pues mi oficio es a full y no se ve, pues el que se esta luciendo es mi primo, ¡que ladino!

Mi abuelo, dicho sea de paso que en paz descanse fue producto de otras épocas. El se movía dentro de una plataforma grande, ¡Que ciudad, por Dios!, tan grande y vieja como fue mi familia, el añoso DOS según me ha contado, mi pariente más cercano.
El recordaba que fue producto de una guerra de Corporaciones Informáticas en pos ¿de que?
Mi abuelo también llamado Xtree entre sus más notables admiradores, era de apellido DOS. O sea se llamaba Xtreegold para DOS, pues nació en esa ciudad que por esa época existía.

Según nos cuenta otros programas amigos, fue una plataforma grandiosa, y porque no gloriosa. Existieron sus problemas saben, o sea una guerra civil.
Las Plataformas Operativas, luchaban por la hegemonía del mundo informático. El DOS, del cual mis raíces son, el UNIX, Linux descendiente del Unix lucharon entre si para acaparar las PCs, que vosotros usuarios bien que la utilizáis. Familias enteras de Sistemas Operativos se enzarzaron en una lucha fraticida.
Pero mientras otros perdían la vida en la lucha, mi familia, el ahora el olvidado DOS, luchó en pie hasta que sus huesos no lo pudieron sostener, fíjense que vivió como 60 años y terminó jaqueado. Jaque mate y punto.

En fin; del caldo hirviente y luchas palaciegas soy producto. Mi padre nació con Win95, se crió y vivió en esa ciudad, plataforma maldita para algunos, grandiosa para otros. Entre retractores y defensores nació Xtree para Windows 95. Vaya título de nobleza tuvo. Poca gente lo conoció y a muchos le recordaba la otrora época del DOS. Asimismo producto de una relación incestuosa entre Corporaciones Informáticas, Microsoft versus los anárquicos o sean mis raíces, nació mi primo el Explorador de Windows, patrocinado como ya les dije el tío Bill.

-Grande Tío, tu si que la sabistes hacer. No se que va a ser de mi humilde vida.

Nacido de los albores de la nueva época, en donde el predominio informático auguraba la globalización del mundo civilizado (Versión Microsoft) versus el incivilizado o insensibilizado, quiero decir nuestras versiones anárquicas, es que nací yo para brindar un servicio a la comunidad, tal cual mi pariente nació para brindar el mismo servicio, mi padre para Windows 95 lo hizo.

Al surgir win98, nací yo Xtree para win98 me llaman. Asimismo nació el tal ladino de mi primo El Explorador para Win98, origen del Explorador para Win95, o sea su padre.
Tanto unos, como los otros, nacimos cumpliendo el rol de organizar y manejar vuestras vastas necesidades, digámosles información.

Sin tener tanto lumbre como mi primo estoy metido muy dentro de vosotros, mortales usuarios de PCs. Sin mi existencia, el pasado glorioso que mis ancestros vivieron, se iría al olvido. Soy un utilitario que organiza y dirige los pormenores de esa fábrica de ideas del cual surge la información. Yo la manejo, pero de una forma distinta a como la maneja mi primo el explorador para win98.
Cambio, muevo, reubico la información como mis ancestros me indicaron, en forma distinta a la que el tan sacrosanto y temido Bill dictaminara.
El tan organizado Explorador de Windows, tan pulcro y bonito, no le pasa por la cabeza el no ser parte de la Microsoft y su mafia. Soy pequeño y olvidado, pero tan productivo como mi primo.
Y eso mis amigos, es la espina que no logra sacar el Gran Bill, pues nosotros los programas anacos, seguiremos subsistiendo, mientras que las ideas prevalezcan sobre la razón de nuestro gran Bill.
Mientras que existamos nosotros, opositores a la globalización del mundo informático (Según Bill), así como existen plataformas para usuarios que no gustan de plataformas gráficas, nuestra existencia como utilitarios estará asegurada.


Yo Bill como epitafio te digo:

-Te mando al Tío Sam para que investigue tus orígenes subversivos. Programa anarquista. Cae y muérete en el abismo del olvido….-¿Cómo me duelen mis bolsillos?

Gandalf, el grande

Erase una vez un reino muy lejano. Corría el año 1726. En las lejanas tierras del Condado de San Sébastian, existía el Castillo de Gandalf, el grande, donde la historia que he de contarles comenzaba de la siguiente forma:

Medianoche. El prelado de la Alcaldía, un joven apuesto pero de origen plebeyo bordeaba el lago interior del alcázar a través de la senda rodeada de abetos.
Lady Margaret, se encontraba en su alcoba, que sólo se divisaba por la luz una vela y la luna reflejada en el lago.

Cuenta la historia, que esa noche de verano, Gandalf, el grande había salido con su tropa a la lejana tierra de Crondalf, para solucionar un problema de territorios usurpados.
Dicen ser, que existía un amorío entre Sir Jhon y esta damisela. Esta era una de esas noches de amoríos y lujuria.

Según testimonios de escritos hechos parece ser que los acontecimientos que se suscitaron, en los hechos la Emperatriz madre, tuvo la última palabra.
Un tiempo atrás a ésta cruzada en las lejanas tierras de Crondalf, en medio de una cena con integrantes de la corte, Lady Margaret y Sir Jhon entablaron una diatriba muy interesante, según versión de esta mujer. El plebeyo Sir Jhon resultó ducho en esos asuntos.

La cuestión es, que estando Gandalf, el grande agasajando sus invitados de la corte; la pareja terminó en amoríos en la atalaya sur del castillo de la Comarca de San Sébastian.
Como toda historia de intrigas, su marido Gandalf se entera de esa relación. Pero por algo, no en vano, se le decía “el grande”, y no precisamente por sus atributos. Si ahora uno pregunta como se enteró, solo éste último, podría dilucidar la incógnita. ¿Podría..?
Sólo, como mención. Por detrás de los pasillos, eran consabidos las intrigas y complots, que se orquestaban a espaldas del rey.

Dicen ser, que en la atalaya sur, un pasillo secreto conectaba a ésta con los aposentos reales. Nadie, excepto Gandalf conocían de éste. La noche de los hechos, en particular, se realizaba un gran baile de disfraz.

Según cuenta la historia, Gandalf no fue hijo único. Por razones que sólo Dios sabrá, cuando su madre dio a luz, por la época de su nacimiento, se consideraba que tener mellizos era cosa del Diablo. Fue así que, por orden de quién fuera el padre se mando a matar a su hermano. La historia escribió una cláusula aparte en los acontecimientos. Quien fuera la madre de Gandalf, la reina madre, lo entregó al río que bordeaba el muro sur del castillo, contraviniendo de esta forma la voluntad del soberano. Es así quien fuera el hijo indeseado de la monarquía pareció quedar librado a su suerte.

A partir de ese instante la relación entre el rey padre y la reina madre se deterioraron de tal forma que ambos terminaron durmiendo en distintos lugares. El rey en los aposentos reales, la soberana madre en la atalaya sur. Nunca más, de esa mujer se supo.
El tiempo transcurrió, Gandalf se hizo hombre. El rey padre falleció. Dicen que su madre se convirtió en loca de atar. Otros complementan esa historia con que se suicidó una noche, tirándose por el ventanal de la que fue su morada. La atalaya sur. Es en ese contexto que Gandalf procedió a convertirse en rey.

La noche que todo aconteció, o sea, la noche de disfraces, Sir Jhon ataviado con su capa turquesa y máscara de teatro, escala la atalaya sur cuyo muro occidental daba al lago, por el cual venía.
La ventana por la cual dicen que su majestad, la madre se arrojo al vacío producto de su locura, se encontraba entreabierta. La puerta de la alcoba, que alguna vez albergó a la emperatriz madre, cerrada se hallaba. A su lado dos guardias reales montaban vigilancia protegiendo la intimidad de Lady Margaret. No en vano era la reina actual.
Fue así que Sir Jhon mediante una cuerda que colgaba del ventanal al piso, es que sube y se encuentra con su amada.

-Abran la puerta, se escucha decir.
Los guardias acatan la orden de inmediato. No en vano era Gandalf, el rey, hijo de Marcel el rey padre.

La escena, a la que accedió era típica de dos amantes que en su lecho de amor, que gozaban apasionadamente uno del otro.
La reacción de Sir Jhon, fue asir el cuchillo de pequeño porte que se encontraba sobre un libro de latín en un tipo de mesita.
Los guardias, lo aprisionan instantáneamente. Gandalf da orden de tapiar la puerta de la Atalaya sur, así como el ventanal, por la cual su madre se aventuró al vacío.
Lady Margaret, se la confina en ese lugar, con orden de no alimentarla, so pena de muerte en la mazmorra ubicada en el subsuelo del castillo.
Los ojos de Gandalf, refulgían rayos de furia, arrastrando al rehén al los calabozos. En un momento de forcejeo con los guardias, Sir Jhon se hace de una espada con la cual contraataca al rey, en un momento de furia pasional.

Lo que sucedió a continuación, es digno de mencionar.
Gandalf, intentó matar a Sir Jhon, y cuando esto aconteció, el espectro de su majestad, su madre expulsó contra la pared del pasillo subterráneo a Gandalf, el grande.
Cuando esto acontecía, el rey súbitamente fue levantado como si dos manos lo hubiesen asido. Cayó de espalda sobre una antorcha colgada en el muro izquierdo del pasillo subterráneo. Así murió Gandalf, el grande luego de una pelea atroz. Sir Jhon pereció en manos de los guardias reales.
Es en ese momento que un incendio se gestó en la atalaya sur, que da al lago. Lady Margaret, pereció mientras el siniestro abarcaba dicha zona del castillo arrasando todo lo que en su camino se encontraba.

Nota de recordatorio.
Sir Jhon, aquel bebe por el cual la reina madre enloqueció, había sido encontrado en un descanso del río por una familia de granjeros, que le dieron albergue y lo criaron. Por otro lado, Lady Margaret, fue concebida por un momento de incesto por parte del rey padre con una plebeya muy sexy, un tanto regordeta.

Viejo lindo

Esto que paso a relatarles me pasó a mí.

El que no estoy

Me van a hacer una intervención. Dicen que no me va a pasar nada, es colocar una prótesis en la cadera. Tengo 74 años.

Le doy un beso a mis hijas, antes de que me preparen para lo que vine. Me ponen en la camilla y a medida que me retiro a la sala donde me van a preparar, saludo con una mano a mis dos hermosas hijas.

-Vamos viejo lindo. Una voz escucho decir a medida que dejo atrás a mis dos retoños. La tercera, no pudo venir. Era un camillero maricón, lo que me faltaba ver. Yo que le tengo fobias.

Mientras me preparan, nos reímos entre todos por los chistes sobre las mujeres. Es un lugar aséptico, blanco. Estoy sobre un banco mientras me ponen las botas de operación y quedo sin ropa. Sólo la sábana blanca.

Paso por el corredor, blanco y con luces de neón que las veo pasar una a una. Al fondo la puerta de vaivén con dos cristales redondos. Ahí, el quirófano.

Me duermen. La carnicería lleva doce horas ya. Salgo y entro de mi cuerpo, me veo flotar. Estoy asustado. Tengo miedo a morir. Nunca experimenté que se siente el salir del cuerpo. Cada vez que lo hago me veo flotar encima de la cabeza de los médicos que trabajan sobre mi cuerpo. Floto horizontal sobre el cielorraso del quirófano. Entre y salí montones de veces. Cada vez que salía, me asustaba más y más, pues no entendía que pasaba.

Luego me llevaron a algo que llaman un intensivo. Hace un frío de morirse. Tuve 4 paros cardíacos casi consecutivos. Cada vez que me hacían volver entraba al cuerpo maltrecho, ahí era donde me dolía. Así pasé 72 horas en estado de coma.

Saben lo que es el estado de coma. Es como estar dormido. Sólo que mi espíritu comenzó a vagar por todos lados. Vi mis hijas, que no la dejaban entrar. Las llamaba pero no me escuchaban. Tuve otros infartos, y de golpe deje de salir y entrar a mi cuerpo. De pronto me encontré en un lugar extraño. Había ido para salvarme, y ahora no se donde estoy. Me encuentro confundido, el lugar se parece a mi Montevideo, pero es extraño. Estoy asustado, vi mi funeral, mis hijas y mi querida esposa. Un ser negro no deja de molestarme. El se encuentra vestido de negro, posee un tridente con lo que me vive incordiando.

El tiempo no tiene sentido, por momentos sigo pensando que es una pesadilla que estoy viviendo. Me pregunto ¿estaré realmente, muerto?.....